Gerardo Reyes al ‘Big Show’

El lanzador tamaulipeco es llamado por los Padres de San Diego; es el segundo pelotero de los Chihuahuas que llega a los frailes en esta campaña

Eduardo Morán / El Diario
sábado, 13 abril 2019 | 06:00
Cortesía

A principios de la semana pasada y dos días antes de que iniciara la temporada de las Ligas Menores de beisbol, el mexicano Gerardo Reyes declaró que la meta de todo pelotero es llegar a las Grandes Ligas y sabía que al arribar a los Chihuahuas estaba nada más a un paso de cumplir ese sueño.
Ayer, el pitcher derecho de 25 años de edad, recibió ese llamado y dejó El Paso para enrolarse con los Padres de San Diego en espera de ser requerido para que se haga oficial su debut en las Grandes Ligas. Una vez que éste se dé, se convertirá en el pelotero número 43 en debutar con los Padres después de haber jugado con El Paso.
“Ese es el final que todos siempre queremos tener y pues vamos a ver si se puede hacer eso de una vez”, declaró Reyes el pasado 2 de abril, apenas dos días antes de que los Chihuahuas iniciaran la temporada 2019 del beisbol de Triple-A.
Reyes, nativo de Ciudad Victoria, Tamaulipas, juega como relevista y es reconocido por lanzar una recta que lleva fuego y que incluso ha superado las 100 millas por hora.
“Mi recta, me gusta utilizarla muy bien, me gusta la velocidad y me gusta aprovechar eso. He tocado 102 millas por hora y me mantengo entre las 98 y 99”, respondió aquel día Reyes, quien además gusta de utilizar el slider para recetar chocolates.
En el beisbol mexicano, Reyes ha jugado para los Yaquis de Ciudad Obregón en la Liga del Pacífico y desde el 2016 lo ha hecho en la organización de San Diego.
Para hacerle espacio con los frailes californianos, el también lanzador Pedro Ávila fue opcionado a los Sod Poodles de Amarillo, equipo que este año hizo su debut en el beisbol de Doble-A.
En este inicio de temporada, alcanzó a ver acción en tres partidos con los Chihuahuas, lanzó tres entradas completas con un promedio de carreras limpias de 3.00, permitió dos imparables, una carrera por conducto de un jonrón, regaló dos bases y ponchó a seis.
Desde el 2014 en las Ligas Menores suma un total de 155 partidos jugados con 10 victorias y 12 derrotas, 12 salvamentos en 16 oportunidades y un promedio de carreras limpias de 3.15. Ha lanzado en 205 entradas y dos tercios, en los que ha recibido 178 imparables, 89 carreras, 10 cuadrangulares, regalado 95 bases, cinco de ellas intencionales y ha ponchado a 226 bateadores.
El tamaulipeco se une en los Padres al sonorense Luis Urías, que también inició la temporada con los Chihuahuas y el lunes pasado fue llamado por los Padres.