Deportes

Galería: Vive el Benito ‘nueva normalidad’

Sin afición por la pandemia, es testigo del primer partido de Bravos en el Guard1anes 2020

Marco Tapia / El Diario
Marco Tapia / El Diario
Marco Tapia / El Diario
Marco Tapia / El Diario
Marco Tapia / El Diario
Marco Tapia / El Diario
Marco Tapia / El Diario
Marco Tapia / El Diario
Marco Tapia / El Diario
Marco Tapia/El Diario de Juárez
Marco Tapia/El Diario de Juárez
Marco Tapia/El Diario de Juárez
Marco Tapia/El Diario de Juárez
Marco Tapia/El Diario de Juárez

Jesús Ángel Rodríguez / El Diario

sábado, 01 agosto 2020 | 06:00

Una desolación profunda y hueca se mezcló durante 90 minutos con destellos de buen futbol.

El rectángulo verde del estadio olímpico Benito Juárez luce impecable, pero la vista se pierde en graderíos llenos de vacío y soledad.

Éstos son los rasgos de la llamada ‘nueva normalidad’, es lo que ha provocado la pandemia de Covid-19 en el recién iniciado torneo Guard1anes 2020 de la Liga MX.

Jamás será lo mismo un partido de futbol en un estadio con aficionados que sin ellos, no importa el color de la playera.

Estamos ante un futbol descafeinado, que ha dejado, por lo pronto, a los seguidores de los 18 equipos que conforman el campeonato mexicano apartados de los inmuebles.

Bajo un estricto protocolo sanitario, que busca cuidar a todos los que forman parte de una u otra manera del futbol nacional, los estadios se ven deslucidos.

Al futbol le hace falta el aficionado. Necesita de la alegría o tristeza en la máxima expresión de un partido, que es el gol, el gol que sin la afición resulta insípido.

Las pulsaciones, las emociones que erizan la piel hoy están contenidas en los hogares. Hoy los clubes y las televisoras están obligadas a echar mano de la modernidad para cumplir de manera parcial con su misión, que es entretener al espectador.

Aficionados de cartón o colocados en las gradas de manera digital y algarabía grabada son las herramientas con las que se busca entusiasmar al televidente, muy lejos de la realidad que se vive y siente en un estadio sin público.

El jugador, a pesar de estar dentro de una cancha de futbol, se aprecia fuera de su ‘hábitat’, algunos de ellos han manifestado que resulta desalentador estar ahí.

Cifras oficiales de la Liga MX señalan que el equipo que mejor promedio de asistencia registró en lo que pudo disputarse del Clausura 2020 fue Tigres con 41 mil 541 seguidores por partido, seguido por Monterrey con 39 mil 048 aficionados.

En tercer lugar está Chivas con 37 mil 300, seguido de Atlas con 27 mil 829 y Pumas con 26 mil 488.

América sumó 25 mil 705, mientras que aquí en Ciudad Juárez, Bravos promedió 18 mil 760 espectadores.

El futbol mexicano ha regresado, pero se vive de forma diferente en los estadios del futbol. La ausencia de la afición a causa del coronavirus sin duda marcará un antes y un después en la historia del balompié internacional, no sólo en México.

El público en los estadios es insustituible. Se puede poner una escenografía con cartones para acompañar la transmisión, pero no se puede sustituir al aficionado.

El aficionado es parte fundamental y trascendental del juego y, mientras ellos no estén, el juego tendrá otro aroma, otro sabor.

¿Qué tan grande es el daño que ha causado el coronavirus al futbol?... Tan grande como la soledad que se percibe en los estadios.