Deportes

Galería: La historia de Julio Urías, el mexicano que selló la gloria para los Dodgers

El originario de Culiacán nació con un tumor en el ojo izquierdo, pero con una zurda de oro

Associated Press
Associated Press
Associated Press
Associated Press
Associated Press
Associated Press
Associated Press
Associated Press
Associated Press
Associated Press
Associated Press
Associated Press
Associated Press

Agencias

miércoles, 28 octubre 2020 | 12:18

Originario de Culiacán, Sinaloa, fue el nativo mexicano número 121 que debutó en las Grandes Ligas, él es Julio Urías, un exitoso pitcher zurdo que colgó el último out de la Serie Mundial 2020 para darle la gloria a los Dodgers de Los Ángeles.

Julio Urías nació el 12 de agosto de 1996 con un tumor en el ojo izquierdo, pero con una zurda de oro. A pesar de las complicaciones salud, logró jugar beisbol sin problema alguno en una liga infantil y juvenil de su tierra natal.

El comienzo

En 2013, a los 16 años, Julio fue firmado por los Dodgers y enviado a la filial Clase A, en ese nivel dejó muy buenas impresiones yéndose con 2-0 y efectividad de 2.48 en 18 aperturas.

La siguiente temporada ascendió a la Clase A Avanzada, donde consiguió números muy parecidos a los de su primer campaña. En 2015 fue invitado al Spring Training de las Grandes Ligas; de principio fue enviado a la Liga Rookie, luego regresó a la Clase A Avanzada, siguió en la Doble-A y terminó el año en Triple-A.

El debut en Grandes Ligas

En 2016 empezó la temporada en Triple-A y en mayo inició una racha de 29 entradas sin permitir carrera. Tuvo una muy buena efectividad de 1.40 en 11 juegos, siete de ellos aperturas, lo que hizo creer a los Dodgers que era el momento de poner a prueba al joven de 19 años en las Mayores.

El llamado llegó y se convirtió en el primer “teenager” desde Félix Hernández once años antes, pero su debut fue complicado. El 27 de mayo de 2016, Urías abrió en Nueva York cuando Los Ángeles visitaron a los Mets, un juego en el que Julio tuvo muchas dificultades y fue relevado antes de finalizar la tercera entrada.

Urías fue enviado a Ligas Menores en cuanto acabó el juego, pero sólo días después fue llamado de regreso luego de la lesión del pitcher Alex Wood. El zurdo estuvo en un ir y venir en Grandes Ligas, pero logró estar en el roster al final de la temporada e incluso lanzó en los playoffs, aunque Los Ángeles cayó ante los Cachorros de Chicago.

Su lesión

A pesar del éxito en la temporada anterior, Urias comenzó el 2017 en Oklahoma City, filial Triple-A. Fue llamado el 27 de abril, pero después de tres inicios sólidos, fue golpeado con fuerza en sus siguientes dos salidas, ambas derrotas, con 13 carreras permitidas en 6.1 entradas. Fue enviado de regreso a las menores y el 10 de julio sufrió una lesión en el hombro mientras lanzaba en Triple A. La decisión fue someterlo a una cirugía que lo dejaría fuera de acción por más de un año.

Regresó en septiembre de 2018 lanzando 4.0 entradas en tres juegos, y volvió a hacer el roster para la postemporada para lanzar cuatro relevos en la Serie de Campeonato ante los Cerveceros de Milwaukee, en uno se llevó el triunfo, y tres más en los primeros tres encuentros de la Serie Mundial ante los Medias Rojas de Boston.

La gloria o el infierno

Luego de lanzar una tercera postemporada en condición de relevo, el manager Dave Roberts asignó a Julio Urías como cuarto abridor para la Temporada 2020.

El sinaloense se convirtió en el cuarto mexicano que abre un partido de Serie Mundial, al hacerlo en el Juego 4 ante Tampa Bay.

Urias lanzó cuatro entradas y dos tercios, en los que permitió cuatro hits, incluidos dos cuadrangulares, que representaron las únicas dos carreras que permitió; ponchó a nueve y sólo regaló una base por bolas.

El mexicano dejó el juego ganado 3-2, pero al no haber lanzado las cinco entradas completas, por reglamento no pudo aspirar a la victoria en el juego en que los Dodgers se quedaron tendidos en el terreno tras un par de errores en la novena entrada.

Ayer se llevó el salvamento, Los Ángeles se impusieron 3-1 a los Rays de Tampa Bay para coronarse en seis juegos, en una temporada diferente en épocas de pandemia.

Julio cerró el juego para concretar la victoria para la novena angelina, luego de subir a la loma en la séptima entrada.