Futuro incierto

Políticos de Baltimore y propietarios del hipódromo Pimlico no se ponen de acuerdo por las costosas remodelaciones que necesita la pista

Associated Press
miércoles, 15 mayo 2019 | 06:00
Associated Press

Baltimore — Aptamente portando el apodo de Old Hilltop, el anticuado Hipódromo de Pimlico finalmente llegó al punto en el que su ilustre pasado quizás no sea lo suficientemente atractivo como para asegurarle un vibrante futuro.
La 144va. carrera del Preakness será el sábado en Pimlico, y estará de vuelta el próximo año, también. Después de eso, bueno, nadie puede predecir el destino de una pista donde Man o’War, Seabiscuit, Secretariat y muchos otros fueron elevados al círculo de los ganadores, pues continúa habiendo presión para que la segunda carrera de la Triple Corona tenga lugar en Laurel Park.
Pimlico necesita una extensa remodelación y funcionarios municipales de Baltimore, los propietarios del hipódromo y muchos entrenadores parecen no estar de acuerdo en si es factible gastar casi 500 millones de dólares en remodelaciones. Pero mientras estos regatean, el hipódromo se sigue deteriorando.
Haciendo referencia a la “seguridad de todos los visitantes y empleados”, el Maryland Jockey Club cerró 6 mil 670 butacas en la tribuna de Pimlico el mes pasado. Muchos de los establos están en muy mal estado y no hay suficiente pintura para enmascarar su decrépita fachada. No es una muy buena imagen para las carreras de caballos, deporte que se ha visto afectado por las muertes de caballos, una descalificación sin precedentes en el Kentucky Derby y sin un ganador del Derby en el Preakness por primera vez en 23 años.
A pesar de los problemas de Pimlico, la histórica sede aún cuenta con sus adeptos.
“El Preakness pertenece a Baltimore, y vamos a hacer todo lo que podamos para asegurarnos de que el Preakness se quede aquí”, según dijo el nuevo alcalde de Baltimore Bernard C. ‘Jack’ Young, quien ha solicitado financiamiento estatal para la remodelación de Pimlico y el vecindario aledaño de Park Heights.
Mientras tanto, el Grupo Stronach —propietario de Pimlico y Laurel park, así como también del centro de entrenamiento en Bowie, Maryland y los hipódromos de California en Santa Anita Park y Gulfstream— cree que la mejor opción es convertir el Laurel Park en una moderna sede para el Preakness.
el año”, según Hecht.