Empatan y avanzan a cuartos

Los Bravos FC Juárez salen roscas con Atlante y con global de 4-1 van a la fase de los mejores ocho equipos sin derecho a ascenso en la Liguilla de Tercera División

Jesús Ángel Rodríguez / El Diario
domingo, 19 mayo 2019 | 06:00
Marco Tapia

Con inferioridad numérica, en un partido en el que el árbitro central se convirtió en el protagonista, los Bravos de Juárez llegaron a 50 partidos sin perder y avanzaron a cuartos de final de la Tercera División de equipos sin derecho a ascenso, al empatar a cero goles con Atlante, luego que en el primer encuentro se impusieron 4-1.
Bastante trabado resultó el juego de vuelta de esta llave, con un clima que perjudicó sobremanera el desarrollo del encuentro, ya que el viento fue factor en el despliegue futbolístico aéreo.
En la suma de los 90 minutos, Bravos generó las mejores jugadas ofensivas, incluyendo un tiro libre de Carlos Mauri que se estrelló en el larguero, a la media hora de la primera parte.
La única llegada de Atlante en esos primeros 45 minutos fue bien contenida por el arquero Marco Canales.
El primer cambio lo ordenó Tomás Campos al minuto 55 de tiempo corrido, con la salida de Daniel Montoya y el ingreso de Alexis Niño.
La primera expulsión para Bravos se presentó al 63’, luego que Juan Ángel Solís recibió el segundo cartón preventivo.
Bastante rigorista fue dicha decisión por parte del árbitro central, quien mostró la segunda tarjeta amarilla, después de que Solís movió la esférica en una falta sin recibir su autorización.
Cuatro minutos después se fue de la cancha Roberto Alderete por responder con una patada dos empellones que recibió de un defensa que lo puso contra la línea de banda.
La patada que soltó Alderete no conectó la humanidad del jugador rival, pero éste hizo el gesto, se tiró al suelo y el árbitro mostró la roja directa, dejando a Bravos con nueve hombres.
Con este panorama que tenía el equipo juarense, Campos decidió hacer su segundo cambio; salió Oliver Silva y entró Fernando Mendoza.
Pese a tener dos hombres más en el terreno de juego, el equipo atlantista generó poco al ataque, no tuvo poder ofensivo y Bravos le puso oficio al encuentro y hielo a la pelota para que culminara el duelo.
Llegó el silbatazo final y los reclamos al árbitro central no se hicieron esperar, Campos Alejandre prefirió guardar su distancia, pero Solís padre, parte del cuerpo técnico de Bravos, fue hasta el centro de la cancha donde dialogó con los tres jueces que sancionaron el partido.
Bravos espera rival para la fase de cuartos de final, que se jugara el próximo miércoles 22 fuera de la frontera y el sábado 25 en el Complejo Bravos.