Embestidos

Por la mínima diferencia, los Bravos sufren su primera derrota en casa en el Clausura 2019 ante Venados FC, un equipo que vino a hacer su juego, estuvo atrás y encontró en un penalti la fórmula del triunfo

Jesús Ángel Rodríguez / El Diario
domingo, 10 febrero 2019 | 06:00

En un partido en el que de nueva cuenta les faltó ser contundentes y dejaron mucho que desear en su rendimiento colectivo, los Bravos de Ciudad Juárez perdieron anoche su primer juego en casa en el Clausura 2019, uno por cero ante Venados de Yucatán.
Con Gabriel Caballero al frente, Bravos tenía 14 partidos jugados en su estadio y sólo registraba una derrota ante Atlante (3-2), en la penúltima fecha del Apertura 2018 en el Ascenso MX, el pasado tres de noviembre.
La única anotación del partido llegó por la vía del penal, luego de una falta del portero Enrique Palos en una rigurosa marcación del árbitro central Aldo Cano.
Francisco Uscanga fue el encargado de cobrar la falta y romper el cero al 75 de acción.
El disparo de Uscanga fue a la derecha del portero, cuando Palos ya se lanzaba al lado contrario.
“Son varios factores los que se combinaron para la derrota, como la paciencia para abrir los espacios; la verdad es que nos está costando poder convertir. Nos faltaron las alternativas para abrir al rival, luego se complicó todo con el gol”, comentó Caballero al finalizar el juego.
Las cuatro tarjetas amarillas que se mostraron en la primera mitad y una pelota al poste, en un remate de Leandro Carrijo, fueron lo más destacado que se dio de este duelo que resultó bastante trabado.
El brasileño Carrijo tuvo la jugada más clara para adelantar al equipo fronterizo al minuto 27 de acción, luego de un desborde por izquierda de Kevin Gutiérrez, pero su remate, a un metro del arco, se estrelló en el poste ante el lance de Armando Navarrete.
Los cartones preventivos se le mostraron a Elio Castro (tres) y Elson Dias (33), por el cuadro local; Alejandro Sánchez (27) y Bryan Colula (37) fueron los sancionados por los visitantes.
Al final de los primeros 45 minutos un sector de la tribuna reprobó con rechiflas el pobre accionar de ambos conjuntos.
En el arranque de la parte complementaria fue la escuadra de Yucatán —a cargo de Sergio Orduña que apretó a los Bravos, le cerró los espacios y se aplicó bien en zona defensiva— la primera en manifestarse al ataque, con una tibia llegada que terminó con un disparo de Alfonso Tamay que contuvo a dos manos el portero.
Al minuto 73, en un choque de Palos con el atacante de Yucatán, el árbitro marcó la pena máxima y amonestó al cancerbero.
El refuerzo brasileño Rafael Ramazotti hizo su debut en el futbol mexicano, entró de cambio al minuto 80, tuvo una opción para anotar, su remate de cabeza se fue por un lado, no hubo tiempo para más y los Bravos fueron derrotados por los yucatecos.