Deportes

El expitcher juarense Mario Perea y su proeza sin igual

Autor de un juego sin hit ni carrera contra los Pumas de la UNAM, Mario Perea es el único lanzador con un doble cero en Universiada Nacional

Alfonso Ocón Guevara
El Diario de Juárez

miércoles, 15 abril 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Con un logro en su currículo que hasta el momento no ha sido igualado, el expitcher juarense Mario Perea recuerda la hazaña que consiguió en la Universiada Nacional 2006, en Mérida, Yucatán, donde con Indios UACJ lanzó un juego sin hit ni carrera contra los Pumas de la UNAM.

Perea presentía que algo extraordinario iba a ocurrir en aquel torneo de verano, con el afán de demostrar su talento para ser considerado en la Selección Mexicana Universitaria.

“Van a pensar que qué payaso, pero yo siempre les dije a mis amigos que mi sueño era ir a un Mundial y que me iba a preparar para que en un solo juego pudiera irme a un Mundial y esa anécdota todo el mundo la sabe”, compartió el exserpentinero de la UACJ.

Fue el primer partido de la tribu a cargo del manager Víctor ‘Teco’ Flores en la referida justa, en el que Perea se adueñó del montículo durante las nueve entradas y se encargó de silenciar y blanquear a los toleteros felinos para que los Indios debutaran con triunfo con pizarra de 5-0.

El juego sin hit ni carrera (doble cero) fue un buen augurio y el conjunto universitario juarense logró terminar como subcampeón y se  colgó la medalla de plata en Yucatán.

“Es una satisfacción muy grande por el esfuerzo de todos los compañeros del equipo, por el corazón que le metimos, porque no éramos el equipo más atlético, pero con alma, corazón y algo más, salió el resultado”, externó Perea Alvarado.

El sueño se cumplió y junto a Iván Gallegos, Ricardo de Luna y Víctor Gandara (+), Mario fue convocado a la novena tricolor para disputar el Campeonato Mundial Universitario de Beisbol, en Cuba 2006. 

La experiencia resultó inolvidable para Perea, quien se encargó de abrir un partido contra Estados Unidos y le lanzó a peloteros que hoy están consolidados en Grandes Ligas, como Brandon Crawford de los Gigantes de San Francisco y Todd Frazier de los Rangers de Texas, entre otros.

“Fui uno de los cuatro abridores de México. Había peloteros ya firmados de Grandes Ligas con Estados Unidos y me enfrenté a ellos, dejé el juego ganando 5-4 y perdimos 13-6”, recordó. “Tirarles cinco entradas a ellos fue un logro, una entrada la saqué con tres ponches y fue para mí algo inexplicable”, detalló.

Fuera de la pelota estudiantil, en 2003 inició su paso en el Campeonato Estatal con los Indios de Ciudad Juárez, equipo con el que jugó hasta 2008.

Perea repitió la hazaña y también consiguió un juego sin hit ni carrera con la novena aborigen, contra los Faraones de Nuevo Casas Grandes en la temporada de 2007. 

Antes fue campeón de pitcheo en el estatal del 2004.

“Todo pelotero, desde niño, su ilusión es jugar en el equipo de los Indios, de un pelotero de Juárez, pero siempre hay la esperanza de ser profesional”, dijo Perea. 

También jugó con Venados de Madera de 2009 a 2011 y con Mineros de Parral de 2013 a 2015, equipo con el que consiguió dos campeonatos enfrentando a los Indios, en 2013 y 2014.

Ahora, Mario es coach de pitcheo de La Tribu Little Caesar´s en el Campeonato Regional de la Zona Uno, por lo que espera conseguir el campeonato y en caso de una hipotética invitación, no aseguró que estaría dispuesto a formar parte del equipo de entrenadores de los Indios para el Campeonato Estatal 2020. 

“Yo estoy en la mejor disposición de aportar mi conocimiento, mi experiencia y ayudar a los jóvenes”, sentenció.