PUBLICIDAD

Deportes

El día que Putin se robó un anillo de Super Bowl

Era propiedad de Robert Kraft, dueño de los Patriotas

Willebaldo Nava
Agencia Reforma

viernes, 04 marzo 2022 | 11:43

Especial

PUBLICIDAD

Ciudad de México- Vladimir Putin, presidente de Rusia, está en la conversación mundial tras desatar una guerra contra Ucrania.

Pero su nombre también es señalado por haberle robado un anillo del Super Bowl, nada más y nada menos, que a Robert Kraft, dueño de los Patriotas de Nueva Inglaterra.

PUBLICIDAD

En el verano de 2005, meses después de conquistar el Super Bowl 39, Kraft fue invitado por unos empresarios para viajar a Rusia y convivir con el mandatario.

De acuerdo con el libro 'Dynasty', del autor Jeff Benedict, en la reunión, el dueño del equipo campeón de la NFL sacó su anillo para mostrárselo a Putin, quien admiró la pieza formada por 124 diamantes y se la colocó en el dedo.

"Podría matar a alguien con este anillo", comentó Putin ante el tamaño de la joya.

"Usted podría matar a quien quisiera sin eso. Usted es la cabeza de la KGB", respondió Kraft desatando las risas de los presentes.

El presidente ruso se quitó el anillo y en lugar de regresarlo lo metió a bolsillo, dio la vuelta y se retiró rodeado de agentes de seguridad. Kraft quedó anonadado.

Según el libro, días después, el hurto fue reportado por agencias de noticias, todo mientras Kraft aún se encontraba en Europa.

Ante la situación, el gobierno ruso dio la cara y aseguró que el anillo había sido un regalo, incluso diversos medios importantes de aquel país reportaron que había sido catalogado como un tesoro, por lo que fue depositado en la Librería del Kremlin.

El escándalo llegó a oídos de George Bush, entonces presidente de Estados Unidos, quien debido a la situación sugirió a Kraft que aceptara que había sido un regalo toda vez que podría tensar las relaciones diplomáticas entre dos naciones poderosas.

Pero el anillo no había sido un regalo, tenía inscrito el nombre de Kraft en él.

Al final, el magnate dueño de los Patriotas, cedió ante la orden presidencial de Bush y publicó una declaración oficial explicando que originalmente no era un presente, pero había optado por entregarlo como un reconocimiento al Presidente Putin.

"He decidido darle este anillo como símbolo de mi admiración y respeto que tengo por el pueblo ruso y su líder, el presidente Putin".

Robert Kraft se quedó sin anillo de campeón, pero como consuelo, según el libro, a raíz de ese episodio se fundó un club de fans de los Patriotas en Moscú.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search