string(30) "de-alto-nivel-20190316-1490924"
Deportes

De alto nivel

Diana Irigoyen es la primera árbitro chihuahuense que recibe la licencia internacional en minifutbol; una de seis en el país

Eduardo Morán / El Diario
domingo, 17 marzo 2019 | 06:00
Eduardo Morán

Para poder pagar sus estudios cuando estaba en la universidad, Diana Valeria Irigoyen Petroni pidió oportunidad para ser árbitro en partidos de futbol rápido, deporte que también jugaba, y así empezó su carrera arbitral en la que hace una semana recibió la licencia internacional en minifutbol.
“Pertenecemos a la Federación Mexicana de Futbol 7 y Futbol Rápido, entonces primeramente tienes que ser árbitro estatal, regional, después nacional y por último internacional, como quien dice es el árbitro FIFA en el minifutbol para estar postulados para los mundiales y los eventos internacionales”, comentó la silbante juarense, que al mismo tiempo es la primera árbitro del estado de Chihuahua en recibir esta licencia.
“Nada más fuimos seis árbitros en toda la república a los que nos hicieron internacionales y nos escogieron después de varios filtros, pero no aquí en México sino la Mini Futbol Internacional fue la que nos escogió para tener ya nuestra licencia y poder representar en los mundiales próximos como el de Australia en octubre, estamos postulados para una serie de pruebas y de más para poder asistir”, explicó Irigoyen.
-¿Cómo inicia su carrera arbitral?
“Empecé en futbol rápido como árbitro para pagarme mi carrera univesitaria, los libros eran muy caros, entonces así fue como empecé, es un ingreso económico generoso en el cual puedes estudiar y puedes trabajar, hace 15 años de eso, cuando estudiaba en la UACJ”, recordó la hoy árbitro internacional de 33 años de edad.
“Pero yo quería más y me metí a la federación, a cursos, decía ‘cómo nomás nos podemos quedar así en ese ramo’, y si tenemos una federación, tenemos una asociación de Chihuahua que siempre nos ha estado apoyando, el licenciado Dagoberto Sáenz y el profe Pereira apoyan mucho tanto el deporte de niños, juvenil y libre, como a todos los árbitros y gracias a eso se nos empezó a dar ir a nacionales a demostrar nuestro trabajo y ahora encantada en esta nueva etapa de árbitro internacional”, agregó la juarense.
En sus inicios como juez en las canchas no todo fue fácil, pues de buenas a primeras le tocó arbitrar en partidos de la categoría Libre Varonil.
“La verdad, sí, me fue bastante mal, para qué voy a decir que muy bien, me fue bastante mal. Año con año ya con conocimiento y buen trabajo te vas ganando el respeto de todos los hombres, sí, porque primero ‘por qué mujer y por qué me sancionas, no sabes nada’, sí, me mandaron a lavar trastes en dos o tres ocasiones, pero ahora, al menos aquí en la ciudad y en el estado, soy una persona que considero me respetan bastante, ya me la creen y los jugadores muy respetuosos, muy caballerosos con mi persona”, dijo Irigoyen.
-¿Qué ha sido lo más difícil en su carrera?
“Que el hombre te acepte como mujer para arbitrar, ganarte la credibilidad y el respeto del hombre futbolista, creo que eso es lo más difícil en esta carrera”, comentó.
-¿Y lo que recuerda con más gusto?
“Todo el apoyo y las grandes finales que hemos tenido aquí en la ciudad de torneos de dinero, es una adrenalina sancionarle a los hombres y que te digan ‘oye qué buen trabajo’, ya con eso es más que suficiente, que a lo mejor cualquier reconocimiento que te puedan hacer, que el futbolista te reconozca ‘no fue por ti, fue por nosotros’, eso, eso es lo más gratificante. Espero ser la pauta para que se abran más puertas a nivel internacional y esperando que sea una de las elegidas para el próximo Mundial de Australia”, dijo.
-Como árbitro, ¿qué es más difícil, pitar un partido de puros hombres o uno de puras mujeres?
“Mujeres, sí, mujeres, las mujeres son increíbles, son buenísimas jugadoras, pero reclaman todo, sí, presionan demasiado al árbitro. El hombre no, el hombre se dedica a jugar. Yo creo que en mi caso por ser del sexo femenino se quedan y así como ‘qué te digo, eres mujer’, entonces se detienen un poquito más, la mujer no, la mujer sí es un poquito más exigente, aunque su nivel futbolístico no sea tan grande como el del varonil, ella es más exigente en cuestión de arbitraje”, concluyó.