Deportes > Americano

Dak Prescott, preparado para Brady y los Bucs tras un largo descanso

Mariscal de Vaqueros jugará por primera vez desde hace casi 11 meses por lesión

Associated Press

sábado, 04 septiembre 2021 | 06:00

Associated Press

Frisco, Texas– Dak Prescott está a una semana de jugar por primera vez desde la horrible lesión que sufrió en un tobillo el destacado mariscal de Dallas hace casi 11 meses, habiendo practicado poco en el campamento de entrenamiento y sin haber participado en algún partido de la pretemporada para ayudar a su recuperación.

Aunque dijo que eso no importa, que está preparado para Tom Brady y los Bucaneros de Tampa Bay, campeones del Super Bowl.

“Estoy definitivamente preparado”, aseguró Prescott ayer. “He trabajado mucho para llegar a este punto. Desde pasar meses rehabilitándome el tobillo hasta las últimas semanas para mantener los pies trabajando mientras descansaba el brazo”.

Prescott empezó a presionar su tobillo derecho, que fue reparado a través de dos cirugías, hasta el límite durante la práctica, cuando se lastimó el hombro derecho al inicio del campamento en California. Tuvo que realizar prácticas mentales detrás de la ofensiva durante un mes antes de que el staff de entrenamiento le permitiera hacer lanzamientos con todas sus fuerzas la semana pasada.

Ahora, los Vaqueros dicen que no existen límites para el Novato Ofensivo del 2016, mientras el equipo se prepara para la rutina de los partidos una semana antes del partido inaugural que será el 9 de septiembre en Tampa.

“Hay que darle el crédito por el proceso por el que pasó”, comentó el entrenador Mike McCarthy. “No se quedó inactivo cuando no pudo hacer lanzamientos. Se mantuvo practicando con los pies. Su condición física no puede ser mejor”.

Prescott no sabe si hacer muchos lanzamientos mientras se recuperaba de la fractura compuesta y dislocación del tobillo dio lugar a los problemas con el hombro al inicio del campamento.

Independientemente de eso, cuando fue autorizado para hacer lanzamientos nuevamente, Prescott no se preocupó por limitar la velocidad o frecuencia de los lanzamientos.

“Creo que ésa es la manera en que juego”, dijo Prescott.  “Salí a jugar en el momento, lanzando pases, sin pensar en eso, sólo haciendo las jugadas que necesitaba hacer”.

“Luego, después de dos días, me di cuenta que no tuve ningún efecto secundario y no me sentía adolorido. Me he estado apegando al plan y todo ha funcionado. Así es, desde mi hombro, la pierna y hasta mi mente, estoy preparado para jugar”.

A días de poder jugar nuevamente, Prescott no quiere decir que ya se olvidó de los 10 meses que pasaron desde que fue sacado del campo en una camilla, llorando, después de lesionarse el tobillo. Sin embargo, dijo que durante ese tiempo no estuvo inactivo, ya que se enfocó mucho en su recuperación.

close
search