Cortos, otra vez

Bravos FC Juárez caen ante América en un juego por el título de Copa MX de muy bajo nivel, un gol por cero. Es la cuarta final que el club pierde en su andar

Jesús Ángel Rodríguez / El Diario
jueves, 11 abril 2019 | 06:00
Marco Tapia

Desde los 11 pasos, en el cobro de una pena máxima, quedó marcado el destino de los Bravos de Juárez en la Copa MX, que por la mínima diferencia perdieron su cuarta final en casa, ahora ante las Águilas del América.
Por la vía del penalti, el cuadro capitalino concretó el único gol del encuentro, al minuto 38, por conducto de Emmanuel Aguilera.
La falta dentro del área fue cometida por Christian Pérez sobre Henry Martín.
En pelota parada, una falta que desde su propia media cancha cobró el portero Agustín Marchesín, el cuadro americanista fue el primero en pisar el área con cierta dosis de carga ofensiva, pero el centro fue bien desviado por un zaguero de Bravos a la banda.
Guido Rodríguez, mariscal del club capitalino, manejó los hilos en media cancha, proyectado por la derecha a Renato Ibarra, quien a su vez recargaba sobre Paul Aguilar que desde la lateral se sumaba al ataque.
Bien parado atrás, con una línea de cinco, el equipo de Bravos esperaba, mientras en el ecuador de la cancha Edy Brambila intentaba ser el creador del futbol ofensivo de los locales.
El primer disparo a puerta del partido, que pasó bastante desviado del arco defendido por Iván Vázquez, lo hizo Ibarra al minuto nueve.
Un minuto después, Bravos respondió con un centro candente al área que remató con una chilena algo descompuesta el brasileño Leandro Carrijo.
Luis López sacó el alarido de los aficionados con un potente disparo desde fuera del área que pasó zumbando el palo izquierdo del arquero Marchesín, que solamente vio el trayecto de la esférica.
Al minuto 18, América puso a trabajar a Vázquez Mellado con un derechazo de Nicolás Benedetti que el portero del cuadro juarense detuvo a dos manos y desvió a tiro de esquina, en la que hasta el momento era la jugada más peligrosa del partido.
Las primeras dos tarjetas amarillas aparecieron a la media hora de partido, luego de un par de manotazos que se soltaron Javier Nevárez, de Bravos y José Clemente Hernández, de América.
Para la parte complementaria, con mucha mayor claridad en los primeros 15 minutos, Bravos fue el que propuso, pero no lograba el cometido.
En el cobro de un tiro libre directo que pateó el portero Vázquez Mellado el empate no llegó gracias al cabezazo del mismo Aguilera, quien sacó la pelota del ángulo con un testarazo.
Antes de esta final, los Bravos perdieron en el Apertura 2017 ante Alebrijes, en penales. En el Clausura de ese mismo año cayeron ante Lobos BUAP y en el Clausura 2016 sucumbieron en la final por el ascenso ante Necaxa.