Con sabor especial

Portero chihuahuense Óscar Jiménez regresa con América para enfrentar a Bravos

Alfonso Ocón / El Diario
lunes, 08 abril 2019 | 06:00
Mexsport

Chihuahuense de nacimiento, pero juarense de corazón. El arquero de las Águilas del América, Óscar Jiménez, aseguró que para él hay un sabor especial por disputar la final de la Copa MX en el Estadio Olímpico Benito Juárez ante los Bravos del FC Juárez.
Originario de la ciudad de Chihuahua, vivió durante 17 años en Ciudad Juárez, donde comenzó su carrera profesional como futbolista con el Club de Futbol Indios en la Segunda División.
Jiménez logró ser el cuarto portero del club fronterizo, con tan sólo 18 años, cuando los Indios ascendieron a la Primera División en 2008, por lo que llegó a compartir vestidor con los arqueros Cirilo Saucedo, Humberto “Gansito” Hernández y con Alonso “Popeye” Jiménez. Sin embargo, fue en la categoría Sub-20 donde logró tener mayor participación con el equipo juarense.
“Ciudad Juárez es mi casa, yo lo considero así, desde niño iba a ese estadio a apoyar a las Cobras, a los Indios. Poder jugar una final en ese estadio con América, el club que soñé desde chiquito, es algo que se siente muy bonito, vale la pena todo el esfuerzo que hice”, dijo el portero chihuahuense.
Después de jugar con Indios, su carrera continuó en Cruz Azul Hidalgo y luego con Lobos BUAP. En ese momento, Jiménez se enteró de la desafiliación del equipo juarense en 2011. “La verdad se siente triste por los compañeros, estaban pasando momentos difíciles porque uno no sabe qué va a pasar con su vida. Sí me dolió, yo estaba con Lobos BUAP cuando me tocó escuchar la noticia”, dijo.
El jugador de las Águilas aseguró que nunca se imaginó jugar una final y disputar un título en el Estadio Olímpico Benito Juárez. “La verdad no. Sí soñaba con que algún día iba a jugar en Primera División ahí en ese estadio, que me iba a tocar jugar, pero jugar una final con Club América y Bravos pues no, ni me pasaba por la cabeza”.
En el anterior torneo de Copa, los Bravos eliminaron al América en la fase de octavos de final en el Estadio Azteca. Para Jiménez esta final no significa una revancha ante el club fronterizo. “No, para nada, son momentos diferentes. La vez pasada esa derrota nos dejó mucha enseñanza. Es una final que tenemos que ganar, para eso se formó este equipo”.
El guardameta espera una final disputada y un rival complicado, pues considera que está bien dirigido con Gabriel Caballero. “Es un equipo en el que todos corren, todos luchan y pues en una final más, sobre todo si es contra el América. Tienen jugadores que ya han estado en Primera División, juegan en casa, entonces va a ser un partido muy disputado, yo creo que las individualidades van a tener que salir y será un partido lindo para toda la gente que asistirá al estadio”.
El chihuahuense no le cerró la puerta a la posibilidad de volver a jugar futbol profesional en Ciudad Juárez. “La verdad me gustaría, yo nunca digo que no, pero ahorita estoy muy contento en Club América, espero seguir muchos años acá, en el equipo que siempre soñé”, explicó.
Por último, el portero americanista solicitó a la afición juarense que disfrute del partido y que llene el estadio. “La verdad es que es una afición muy sana. Que vayan y disfruten el partido porque va a ser algo que probablemente no se va a poder repetir en años, entonces que vayan y llenen el estadio”.
La gran final de la Copa MX se jugará el próximo miércoles, en punto de las 20:00 horas, entre los Bravos de Ciudad Juárez y las Águilas del América en el Estadio Olímpico Benito Juárez.