Deportes

Cambio productivo

El pelotero juarense Miguel Rodríguez, campeón de bateo del Regional 2020, explica su decisión de dejar el montículo para jugar en la segunda base

Archivo / El Diario

Eduardo Morán / El Diario

martes, 19 mayo 2020 | 06:00

Para poder jugar todos los días, Miguel Rodríguez decidió bajarse de la lomita de las responsabilidades y eligió batear cuando estuvo en la academia de los Diablos del México. Hoy, el jugador de 25 años juega la segunda base con el equipo de Brujos, ha defendido los colores de los Indios de Juárez y en noviembre del año pasado fue campeón nacional de Primera Fuerza con la selección de Chihuahua.

“De niño jugué todas las posiciones y también yo pitcheaba. Cuando fui a la academia de los Diablos me probaron de pitcher y bateador, pero a mí me gustaba más jugar en el campo, entonces me dieron la opción y elegí batear para poder jugar todos los días”, recuerda Rodríguez.

Fue en el 2010 cuando el pelotero juarense acudió a dicha academia, debutó en el 2015 y su último año fue en el 2017 con Oaxaca.

“Tuve la oportunidad de debutar con Oaxaca, luego estuve en Diablos y otra vez en Oaxaca. Fue muy gratificante, hay mucho talento, mucha experiencia con jugadores veteranos. Gracias a Dios me tocaron buenos momentos, los compañeros me enseñaban, siempre estuvieron abiertos a que yo aprendiera y creo que lo que aprendí se ha reflejado la manera de jugar”.

-¿Has pensado en volver a esos niveles?

“De momento no. Sí cuando regresé tuve dos o tres invitaciones de algunos equipos, pero tuve problemas familiares fuertes y lo dejé por la paz. Estoy aquí con mi familia a gusto, aunque no descarto regresar en un futuro, pero ahora no es mi prioridad”.

El año pasado Rodríguez fue parte de la selección Chihuahua que conquistó el campeonato nacional de Primera Fuerza en San Luis Río Colorado, Sonora.

En el partido inaugural de ese torneo los Dorados vencieron 2-0 a Veracruz y a Miguel Rodríguez le tocó inauguran el marcador con un jonrón solitario en la parte baja de la primera entrada ante los lanzamientos de Luis Ángel ‘Osito’ López.

“El año pasado no pudimos logar el título estatal, pero fui seleccionado para el Nacional y gracias a Dios nos fue bien y regresamos el título al estado –recordó Miguel–. Fue muy padre y divertido, aunque es un torneo corto y desgastante porque se jugó en las mañanas con un clima caliente, pero la cereza del pastel fue que trajimos el campeonato”.

Por ahora, como el resto de los peloteros, se encuentra a la espera de que den luz verde para reanudar el regional, que se suspendió días antes de que iniciaran los playoffs. En la temporada regular, Rodríguez terminó como el campeón de bateo.

“Lo que importan son los playoffs, lo hecho en la temporada regular ya pasó, sigue lo bueno”.