Deportes

Buscan Carneros resurgir

Análisis NFC Oeste

Associated Press

Associated Press

sábado, 23 mayo 2020 | 06:00

Hace un año, los Carneros de Los Angeles estaban preparados para competir en el Supertazón, después de obtener títulos seguidos en el Oeste de la Conferencia Nacional, sintiéndose bien por el lugar en el que se encontraban en la División.

Ahora, al parecer están mirando hacia arriba a los competidores de la División más difícil de la NFL.

Debido a que los Carneros se deshicieron de los esquineros Todd Gurley y Brandin Cooks por tener muchos contratos y disminuir su producción, sus contrapartes se fortalecieron.

Arizona obtuvo al prometedor mariscal Kyler Murray, quien tiene dos años en esa posición, y a uno de los receptores más talentosos de este deporte al adquirir a DeAndre Hopkins de Houston.

También firmó a un destacado jugador defensivo en el Draft, en la persona de Isaiah Simmons, quien hace de todo.

Seattle ha agregado piezas complementarias y siempre será una amenaza teniendo a Russell Wilson como mariscal.

Los 49s, los campeones defensores de la Conferencia Nacional, llenaron dos enormes vacantes en la primera ronda al seleccionar al tacle defensivo Jevon Kinlaw y al receptor Brandon Aiyuk.

El entrenador Kyle Shanahan pudo reemplazar al tacle izquierdo Joe Staley, quien en seis ocasiones participó en el Tazón de Profesionales y ya se retiró, contratando a Trent Williams, quien ha participado siete veces en el Tazón de Profesionales, habiéndole costado tan sólo un par de oportunidades para seleccionar a la mitad de la ronda.

Eso no provocó precisamente que Sean McVay, el entrenador de los Carneros, se sintiera emocionado por su buen amigo.

“Por supuesto, no podría estar más contento de que unos de los mejores jugadores de esa posición se fueran con un contrincante de la División”, dijo sarcásticamente.

“Qué bueno por los 49s, eso es realmente grandioso para ellos. Me siento realmente feliz de que los Cardenales hayan obtenido a DeAndre Hopkins. Pero además de eso, gracias por recordarme que necesito tomar un par de cervezas más”.

La mejor División de la NFL ha mejorado después de lograr un porcentaje ganador del .602 en conjunto, estando empatada en el sexto lugar más alto que cualquier División en el actual formato de ocho sectores que empezó en el 2002.

Eso no es nada nuevo para el Oeste de la Conferencia Nacional, que ha tenido el mejor récord que cualquier División en las últimas nueve temporadas, logrando cinco de los ocho últimos campeones de la Conferencia Nacional.

Llenando vacantes

Los 49s querían mantener todos los jugadores posibles del equipo de campeones de la Conferencia Nacional del año pasado.

Los tres jugadores principales que perdieron eran excelentes: el destacado tacle defensivo DeForest Buckner, quien fue negociado con Indianapolis; al receptor Emmanuel Sanders, quien abandonó la agencia libre para ingresar a Nueva Orleans, y a Saley, quien se retiró.

Ellos consideran que encontraron a reemplazos eficientes en Kinlaw, Aiyuk y Williams.

“Creemos que el año pasado debimos haber ganado el Supertazón y ahora queremos tener nuevamente una oportunidad de ganarlo”, comentó Shanahan.

“Así que, cada decisión que tomamos también tiene que ver con ayudar a esta organización en el futuro. Aunque seguimos pensando que estamos en posición de ser el mismo equipo, mejor en este año que lo que fuimos el año pasado. Fue un desafío, pero todo está dicho y hecho, fue divertido y me gustaron las decisiones que tomamos”.

Protegiendo a Russell

La prioridad de Seattle en la agencia libre y el Draft se centraron mayormente en la línea ofensiva.

En cierto momento, después de seleccionar a Damien Lewis en la tercera ronda, Seattle tenía 19 apoyadores ofensivos en su alineación.

Entonces, los veteranos D.J. Fluker y Justin Britt fueron despedidos, despejando su tope salarial en 12 millones de dólares.

Sin embargo, la remodelación significará que Sattle tendrá a tres o cuatro nuevos titulares en esa línea.

Los Halcones Marinos también contrataron a un presunto nuevo titular en la línea secundaria, al negociar a Quinton Dunbar con Washington. También consideran que podrían tener a un apoyador titular en Jordyn Brooks, quien fue seleccionado en la primera ronda.

Además, podrían usar a otro acosador aun después de haber contratado a los veteranos Benson Mayowa y Burce Irvin, y de seleccionar en el Draft a Darrell Taylor y Alton Robinson.

También podrían traer de regreso a Jadeveon Clowney o firmar a Everson Griffen.

Las víctimas del tope salarial

Por el intento que hicieron los Carneros para obtener un título, también tuvieron que pagar un precio.

Tienen una cantidad significativa de dinero inmovilizado, vinculado con Cooks, quien fue negociado con Houston y con Gurley, quien fue despedido y ahora está en Atlanta.

Sin contar con la oportunidad de elegir en la primera ronda, debido a que la concedieron el año pasado para adquirir al esquinero Jalen Ramsey, los Carneros tuvieron poca habilidad para realizar mejoras significativas en una alineación que fue, de participar en el Supertazón de la temporada 2018 a estar fuera de los playoffs durante la temporada pasada.

Los Cardenales vuelan

Pocos equipos han tenido una exitosa temporada baja en papel como los Cardenales, que lograron un récord de 5-10-1 en la temporada del debut del entrenador Kliff Kingsbury y Murray.

Arizona agregó a un dinámico receptor en la persona de Hopkins, que podría ayudar a impulsar el juego aéreo.

El corredor de poder Kenyan Drake se quedó y hará equipo con el intrigante Eno Benjamín, quien fue seleccionado en la séptima ronda.

Murray, quien fue el Novato Ofensivo del Año, podrá tener más tiempo para hacer lanzamientos gracias al tacle izquierdo D.J. Humphries y al novato Josh Jones, quien sorpresivamente estaba disponible en la tercera ronda.

Arizona agregó a tres posibles titulares defensivos en los agentes libres y apoyadores Devon Kennard y De’Vondre Campbell y el apoyador defensivo Jordan Phillips.

El gran impulso podría venir de Simmons, el destacado jugador de Clemson, quien ha mostrado habilidad para brillar en la cobertura, como lanzador y en contra de los acarreos.