Atrapado sin salida por la velocidad

“¡Préstenmela, préstenmela, préstenmela!”, fueron las palabras de Paul Loya cuando a los seis años fue llevado a una pista de motocross y vio una motocicleta de su tamaño en la que sabía que se podía montar, y desde entonces no ha dejado de correr

Eduardo Morán / El Diario
martes, 15 octubre 2019 | 06:00
Eduardo Morán / El Diario |

“¡Préstenmela, préstenmela, préstenmela!”, fueron las palabras de Paul Loya cuando a los seis años de edad fue llevado a una pista de motocross y vio una motocicleta de su tamaño en la que sabía que se podía montar, y desde entonces no ha dejado de correr por diferentes partes de México y Estados Unidos.
El domingo el oriundo de Hidalgo del Parral, donde nació hace 18 años, estuvo en esta frontera para tomar parte en la séptima etapa del Campeonato Comex Motocross Chihuahua 2019, en el Parque Extremo Don Bull.
“Llego desde los seis años, más o menos, por invitación de un amigo de mi papá, un amigo muy muy bueno de nosotros, allá en Parral él tenía una pista, él era corredor, y sin querer nos echamos una vuelta a verlo y ahí andaba una moto chiquita, y yo ‘préstenmela, préstenmela, préstenmela’, y desde ahí hasta ahorita aquí andamos en el ruedo echándole ganas”, mencionó Loya en relación a su inicio en esta disciplina.
Desde aquel momento le gustó sentir cómo corre la adrenalina al momento de estar sobre su caballo de acero y darle vueltas alrededor de las pistas. Hoy, con 12 años de práctica, esta actividad le sirve incluso para sentirse relajado y sacar sus problemas.
“Empezamos este año apenas en el nacional en la categoría de expertos de 250, fue un gran logro porque nosotros esperábamos correr una categoría más abajo, pero pues ahí se fijaron en nosotros y en el nivel que uno trae y decidieron subirnos de categoría”, compartió el joven piloto.
Ese ascenso de categoría lo ve como un logro porque para él significa que la gente se fija en él como piloto, que todos los ojos puestos en él, y así poco a poco se ha metido dentro del top 10 a nivel nacional.
Loya dijo sentirse feliz por venir a correr a la frontera y en especial porque ahora se ven más pilotos de nivel experto.
“La competencia estatal está muy buena ahorita, justamente venía platicando con mi papá que hace tiempo que no se veían buenos pilotos, o sea, es que en otras carreras en expertos casi siempre somos uno, dos. Ahora somos cinco, seis pilotillos que estamos ahí muy buenos y se va a poner muy buena la categoría.”
También dijo que le agrada correr en la pista del parque extremo Don Bull, donde además de competir pasa un momento agradable.
“La verdad que es una pista muy muy bonita, de las mejores aquí en el estado. Aquí el ‘Rojo’ le echa muchas, muchas ganas y la pista siempre la tiene al cien, es una pista muy divertida, me agrada mucho porque es una pista rápida y técnica en la que demuestras tus habilidades como piloto”, finalizó.