Deportes

Atletas antivacunas cusan polémica en lucha contra la pandemia

Deportistas de élite como Novak Djokovic, Kyrie Irving y Aaron Rodgers son algunos de los que han rechazado inmunizarse contra el Covid

Associated Press

viernes, 14 enero 2022 | 09:57

Associated Press

En las batallas de vacunación, los atletas profesionales se convierten en jugadores sustitutos

AP

Los Ángeles.- La controversia de la estrella del tenis Novak Djokovic en la era de la pandemia en Australia esta semana es solo una de muchas: los atletas profesionales que se han negado a ser vacunados han sido puestos en el centro de atención en un problema más grande, como caras famosas se convierten en opositores principales en las batallas culturales sobre las inyecciones contra el Covid-19.

Kyrie Irving de la NBA se perdió los primeros meses de la temporada de los Nets de Brooklyn antes de regresar parcialmente. Aaron Rodgers de la NFL pasó de ser un veterano venerado a una figura polémica. Y todavía no hemos terminado con el enfrentamiento diplomático y las consecuencias sobre la exención de Djokovic para jugar en el Abierto de Australia.

Es una cuestión cultural, no una cuestión de números. La gran mayoría de los jugadores en organizaciones deportivas profesionales están vacunados, más que la población de Estados Unidos en general, y aceptan tácita o explícitamente la evidencia de su seguridad y eficacia. Pero el puñado de objetores de alto perfil representa un nuevo frente en lo que un experto llama el "papel sobredimensionado de los deportes" en las conversaciones de la sociedad.

“Buscamos los deportes para que nos den una respuesta o aclaren problemas en la cultura en general”, dice Robert T. Hayashi, profesor asociado en Amherst College en Massachusetts. “Muchas veces, las conversaciones más detalladas que vemos surgir en la cultura y los medios son sobre deportes”.

Su centralidad no se debe necesariamente a que sean excepcionales, sino a que sirven como avatares para todos nosotros.

“Todos son individuos diferentes. Tienen diferentes enfoques”, dice Dan Lebowitz, director ejecutivo del Centro para el Estudio del Deporte en la Sociedad de la Universidad Northeastern. “Los atletas”, dice, “no son diferentes de la humanidad entera”.

Y en ese sentido, están sujetos a la misma información y desinformación —la misma receptividad o terquedad— que el resto de la población.

“Vivimos en un mundo en el que nos hemos alejado mucho de un conjunto central de hechos”, dice Lebowitz. “Ninguno de estos atletas es impermeable a toda la información que les llega en todo el mundo, o impermeable a las divisiones que tenemos”.

Las vacunas contra el Covid, en su breve existencia, se han convertido rápidamente en cuestiones políticas y culturales que dividen, cosas sobre las que la gente tiende a elegir un bando y apegarse a él sin importar nada.

Las voces conocidas se convierten entonces en algo más: dispositivos de amplificación, opiniones utilizadas más como forraje para los argumentos existentes que como verdaderos agentes de influencia.

“Las personas que tienen ciertas creencias que quieren promulgar, se aferrarán a estos atletas como portavoces de su causa”, dijo Lebowitz.

close
search