Arbitros detendrán partidos de la Liga MX por gritos homofóbicos

Nuevas reglas se aplicarán en el torneo mexicano para erradicar esas expreciones

Associated Press
viernes, 20 septiembre 2019 | 15:03
|

Ciudad de México— Para evitar sanciones futuras de la FIFA, los dirigentes del fútbol en México anunciaron el viernes nuevas medidas para convencer a sus aficionados para que cesen de proferir cantos homofóbicos en los partidos del torneo local y en los de la selección mexicana.

México ha sido sancionado económicamente 14 veces por FIFA por el grito que los aficionados hacen a coro cada vez que despeja el portero rival. A pesar de campañas, incluso en la televisión, el cántico se ha mantenido vigente en el estadio Azteca durante los encuentros de la selección y en la mayoría de los estadios de la primera división.

“Todas esas campañas fueron favorables, pero ahora de una multa económica vamos a pasar a tener un enviado de FIFA quien tomará la decisión de si se suspende o no un partido y él le avisará al árbitro. Eso es algo nuevo que ya viene incluido en el nuevo código de FIFA”, dijo el presidente de la Federación Mexicana de Fútbol, Yon de Luisa, en una rueda de prensa en las instalaciones del organismo.

De acuerdo al dirigente, FIFA les notificó recientemente que actuará de forma diferente ante actos de discriminación a nivel mundial. El código contempla sanciones que van desde multas económicas pasando por jugar a puerta cerrada o la pérdida de puntos o expulsión de una competencia.

México, por ser reincidente, ya estaría en riesgo de las sanciones más graves.

Es por eso que De Luisa citó al presidente de la Liga MX, Enrique Bonilla y a los dueños de todos los clubes de la máxima categoría para una reunión el viernes en las que aprobaron medidas encaminadas a terminar con el grito.

A partir de la fecha 15 del torneo Apertura local, los árbitros de la liga mexicana podrán detener un partido cada que se escuche la expresión y en caso de reincidencia detendría el encuentro por un lapso de hasta 10 minutos. Si los aficionados continúan con las manifestaciones, el equipo local jugará a puerta cerrada su siguiente encuentro como anfitrión.

“La normatividad de FIFA no nace a partir del grito de puto, es más allá y es contra cualquier acto que implique discriminación, a partir de ahora se tomarán medidas contundentes, no sólo con el grito (homofóbico), pero con todo aquello ajeno a la sana práctica de diversidad en la vida diaria”, dijo Bonilla.

Para que los aficionados no sean tomados por sorpresa, de la fecha 11 a la 14, la liga realizará campañas dentro de los estadios del fútbol local en la que la televisora que transmite el encuentro y el sonido local avisará a los aficionados lo que ocurriría ya cuando la medida entre en vigor.