Jesús Huerta

Amo de la lomita

Gracias a su desempeño, el pitcher sonorense se ha ganado la confianza del manager Eduardo Rivera en la serie final contra Delicias, que hoy continúa

Alfonso Ocón / El Diario
jueves, 12 septiembre 2019 | 06:00
Alejandro Martell / El Diario |

Uno de los dueños del montículo del equipo de los Indios de Juárez es Jesús Huerta. Originario de Hermosillo, Sonora, el pitcher de la tribu llegó esta temporada con etiqueta de abridor y ésa ha sido su labor en casi toda la temporada gracias a su talento en el brazo.
Con la batalla por el gallardete del Campeonato Estatal de Beisbol entre Indios y Algodoneros empatada a un juego por bando, hoy se reanudará la serie final con el juego tres, en punto de las 19:30 horas.
Involucrado con el guante y el diamante desde los 10 años, Huerta Herrera fue firmado hace algunos años por la Liga Mexicana de Beisbol para jugar con los Tigres de Quintana Roo y posteriormente con los Saraperos de Saltillo, donde coincidió con Luis Fernando Miranda, quien invitó al serpentinero de 24 años al conjunto fronterizo.
“Fernando fue el que me estuvo insistiendo que viniera aquí, que estaba bien la ciudad y los trataban muy bien, luego se comunicó conmigo Óscar Montes y decidí venir”, relató el sonorense.
Jesús Abelardo es sin duda un hombre de confianza para el manejador Eduardo Rivera, pues es el abridor designado para el segundo juego de cada fin de semana y ésta no será la excepción, la serpentina de Huerta está garantizada para el juego cuatro de la final por el campeonato. “Me he sentido como en casa, he estado muy a gusto. Comencé batallando, de relevo, pero creo que el trabajo que hago en el campo se va reflejando día a día, nunca dejo de trabajar”, comentó el pelotero.
El pitcher de 1.87 metros fue el encargado de abrir el segundo juego de la final, en el que se adjudicó la victoria y tuvo un saldo de cero carreras recibidas, un imparable permitido y ocho ponches en siete entradas completas, además de ser nombrado el lanzador de la semana. “Eso quiere decir que lo que estás trabajando se está reflejando y hay que seguir igual para ayudarle al equipo”, expresó.
En la séptima entrada Huerta sufrió un calambre en un muslo y tuvo que recibir asistencia médica; aunque logró terminar el episodio, esa molestia le impidió regresar al montículo en el octavo rollo.
“Ya no he sentido nada de dolor, ahorita he trabajado bien, el lunes lo sentía poquito todavía, pero ya estoy mejor y para el día del juego no tendré ningún dolor”, explicó.
Lo que ocurrió en el primer juego, en el que Indios terminó tendido en el terreno luego de tener una ventaja de ocho carreras, es una señal de que el equipo no debe relajarse.
“Es un equipo fuerte y aguerrido, nunca bajó los brazos. Conmigo intentaron tocar la bola y hacer jugadas, pero no les salieron”, dijo sobre los Algodoneros.
El lanzador de la escuadra fronteriza mencionó estar seguro de que la serie terminará en Ciudad Juárez y a favor de la tribu con el apoyo de la afición. “Tenemos un equipo que puede hacer eso (terminar la serie este fin de semana), estamos muy unidos, los relevos se van a ajustar y creo que esos tres juegos van a salir”, externó.
El lleno está casi garantizado en el estadio Juárez apara celebrar los últimos partidos de la temporada en casa para los Indios, pues en caso de necesitar un sexto o séptimo compromiso éstos se jugarían en Delicias.