Acusan a Antonio Brown de violación

La demanda estipula que el receptor, agredió sexualmente a su exentrenadora en 2017 y 2018

The New York Times
miércoles, 11 septiembre 2019 | 09:49
The New York Times |

Nueva York.- Antonio Brown, de los Patriotas de Nueva Inglaterra, el receptor abierto más prominente en la NFL, fue acusado de violar a una mujer que trabajaba como su entrenadora, según una demanda federal presentada el martes en el Distrito Sur de Florida.

La demanda estipula que Brown, en tres incidentes distintos, dos en junio del 2017 y otro en mayo del 2018, agredió sexualmente a una mujer llamada Britney Taylor, una gimnasta a quien conoció mientras asistían juntos a la universidad de Central Michigan y que más tarde contrató como su entrenadora.

La demanda fue presentada un día después de que Brown, de 31 años, se uniera a los Patriotas un breve y turbulento periodo con los Raiders de Oakland, el cual terminó cuando solicitó su liberación la semana pasada. El martes por la noche, los Patriotas emitieron un comunicado diciendo que la NFL planeaba emprender su propia investigación en torno a las acusaciones contra Brown.

Según la demanda, Brown agredió sexualmente a Taylor en dos ocasiones durante las sesiones de entrenamiento en junio del 2017. En el primer incidente, él se expuso y la besó por la fuerza, según la demanda. Más tarde ese mismo mes, según la demanda, mientras miraban un programa religioso en una tableta en la casa del jugador en el sur de Florida, Brown comenzó a masturbarse detrás de Taylor y eyaculó en su espalda. La demanda contiene imágenes de mensajes profanos que según Taylor Brown le envió sobre el incidente.

Taylor puso fin a su relación laboral con Brown, de acuerdo con la demanda, pero varios meses después, cuando la contactó para disculparse, ella cedió. Según la demanda, ella fue "persuadida por Brown, quien le aseguró de que cesaría cualquier tipo avance sexual”.

Luego, según la demanda, el 20 de mayo del 2018, Brown la sometió en una cama, empujó su cara contra el colchón y la violó “a la fuerza”. Ella trató de resistirse, gritándole repetidas veces que “no” y que “parara”, pero Brown se negó y la penetró.

La demanda dice que Taylor le contó al menos a tres personas sobre los incidentes: a su madre, al chef de Brown y a un miembro de su iglesia, quienes le aconsejaron que se presentara una denuncia.