Dominante

Vence Pacquiao a Broner por decisión unánime y retiene título

Agencia Reforma
domingo, 20 enero 2019 | 00:11
Associated Press | El campeón filipino festeja la victoria

Las Vegas.- Los 40 años no se le notaron para nada en el ring al llamado “Pacman” ante “El Problema”.
Manny Pacquiao despachó sin problemas al estadounidense Adrien Broner (33-4-1, 24 KOs) al llevarse una decisión unánime para retener la corona mundial de peso welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en el combate estelar que se montó el Grand Garden Arena del Hotel MGM de Las Vegas.
Los tres jueces vieron ganar al asiático por 117-111, 116-112 y 116-112, con lo que Pacquiao mejoró su récord en 61-7-2, 39 KOs.
A Pacquiao se le vio certero y con mucha velocidad, buen movimiento de cintura y no le entraron golpes. Se le vio como en sus buenos años, y eso que en diciembre acaba de llegar a las cuatro décadas.
Ahora, el púgil filipino, quien regresó al ring tras noquear en julio pasado en Kuala Lumpur al argentino Lucas Matthysse, apuntan para sacar del retiro a Floyd Mayweather Jr. y pedirle la revancha.
Previo a la pelea, el ‘Money’ fue a desearle suerte al ‘Pacman’, ya que una derrota del filipino habría noqueado ese millonario segundo pleito entre ambos.
Floyd y Manny se midieron en mayo de 2015, y el estadounidense se llevó una victoria por decisión unánime.
Se sabe que el regreso de Mayweather Jr. es inminente y la fecha pactada podría ser mayo.
El problema es que el mexicano Saúl ‘Canelo’ Álvarez anunció esta semana que combatirá el 4 de mayo, y aunque no se ha dicho oficialmente la sede, se tiene información que Golden Boy Promotions tiene apartada la T-Mobile Arena.
Con eso, Mayweather y Pacquiao optarían por enfrentarse después de mayo.

Se corona Browne
El boxeador olímpico de Estados Unidos del 2012, Marcus Browne, se hizo acreedor a su primer título importante luego de ganar el cinturón interino de peso completo ligero de la AMB por decisión unánime a doce rounds sobre un ensangrentado Badou Jack. Los puntajes fueron de 116-111, 117-110 y 119-108 en una pelea que será recordada por la abundante sangre que brotaba de la cabeza de Jack durante la segunda mitad del combate, embadurnando a ambos boxeadores y al réfere Tony Weeks de carmesí.
Desde el comienzo estaba más que claro que el joven Browne era el más activo boxeador mientras que el zurdo consistentemente trabajaba detrás de su jab derecho, al mismo tiempo que ejecutaba una combinación de golpes de zurda y algunos derechazos, particularmente contra el cuerpo. Por la primera mitad de la pelea Jack se vio lento y acartonado, con sus inefectivos contragolpes sin que pudieran llegar a desarrollarse.
El tono de la pelea cambió en el séptimo round, cuando después de un cabezazo Jack sufrió una cortada vertical en su frente. Casi de inmediato, la sangre comenzó a fluir copiosa y continua de la cortada, la cual se abrió más a manera que los rounds progresaban hasta que cubría casi toda la frente de Jack desde el puente de su nariz hasta por debajo de las entradas de su cabello.
La cortada pareció inyectar algo de urgencia en Jack, ya que comenzó a lanzar más golpes y a atacar de manera más agresiva por el transcurso de los rounds restantes, frotando con su guante en repetidas ocasiones la herida en su cabeza. Jack también recibió el beneficio de un punto que resultó un tanto cuestionable y que le fue quitado a Browne por abrazar a su oponente a finales del séptimo round, lo cual pareció un tanto arbitrario, ya que tanto Browne como Jack pecaron de recurrir excesivamente al forcejeo en veces.
Pero al final, Browne no fue disuadido, y efectivamente atacó tanto la cortada y el cuerpo de Jack por el transcurso del resto de la pelea en camino a una convincente victoria.