Rentan aficionados Bravo Cards; directiva reprueba

Algunos seguidores del equipo han alquilado tarjetas para ingresar a los juegos, acto que el club no está dispuesto a tolerar

Jesús Ángel Rodríguez / El Diario
viernes, 09 agosto 2019 | 06:00

“A río revuelto, ganancia de pescadores”, reza el refrán popular, y tal parece que así lo han llevado a la práctica algunos de los aficionados del equipo Bravos de Juárez, quienes buscan recuperar la inversión que hicieron para adquirir la Bravo Card con la renta de la misma tarjeta a otros aficionados, situación que ya reprobó la directiva del club.

Con el estadio prácticamente abonado en su totalidad, algunos seguidores de Bravos no tienen la mínima intención de asistir al inmueble a apoyar al equipo en cada partido como local. La directiva ya se pronunció al respecto y no tolerara esta situación.

“La verdad que no vamos a permitir esta situación, no la vamos a tolerar; vamos a estar pidiendo identificación a los aficionados de forma aleatoria para asegurarnos que el aficionado que entra al estadio es el dueño de la Bravo Card”, comentó Álvaro Navarro, vicepresidente deportivo del FC Juárez.

El dirigente aseguró que el domingo pasado, en el debut de Bravos en casa, se retiró una tarjeta a un aficionado que la rentó a otro para que ingresara a ver el juego contra Toluca.

La dinámica de alquilar el abono se presentó en los dos primeros partidos de Bravos como local. Dueños de dicha tarjeta, a los que no les interesó asistir al partido de la Liga MX ante Toluca y al juego de Copa ante Venados, optaron por rentarla.

“Renta o venta de Bravo Card” es el nombre de la cuenta de un grupo cerrado de Facebook donde se está presentando dicho fenómeno, y es ahí precisamente donde se ponen de acuerdo los aficionados.

La tarjeta para el partido ante Toluca se alquiló hasta en 500 pesos en el área de sol.

Para el partido de Copa MX, en la misma zona de sol, se rentaron dos tarjetas en 140 pesos. En área de sombra preferente, para el juego contra Mérida, un aficionado alquiló cuatro Bravo Cards en 300 pesos, más depósito, para garantizar de alguna manera que le sean devueltas.

“Primero se hará una llamada de atención a la persona, una amonestación, si es la primera vez que intenta hacerlo, pero si reincide se le confiscara la tarjeta de forma permanente; definitivamente no lo vamos a permitir”, reiteró el directivo del equipo.

En el mismo grupo ya hay aficionados que con antelación piden costos de la renta de la tarjeta para el partido contra Tigres de la jornada 19.