David Cruz / El Diario
David Cruz / El Diario
Jesús Rodríguez / El Diario

Muestran Tigres caras distintas

Mientras en el aeropuerto pasaron de largo, en el hotel los felinos atendieron a sus seguidores; el recibimiento agrada a André-Pierre Gignac

Jesús Rodríguez / Alfonso Ocón / El Diario
domingo, 24 noviembre 2019 | 06:00

Las lágrimas del pequeño Axel Ricardo fueron la muestra más clara de la frustración que vivieron los aficionados de los Tigres de la UANL, quienes se quedaron con las ganas de ver de cerca a sus ídolos.

André-Pierre Gignac y compañía abandonaron el aeropuerto internacional de Ciudad Juárez sin pasar por donde al menos un centenar de seguidores los esperaban.

Lejos de la cantidad de aficionados del América que también hace unas semanas se fueron sin el autógrafo y la foto del recuerdo, los seguidores a los Tigres corrieron con la misma suerte.

El actual monarca del futbol mexicano, el que tiene la mejor defensiva, el menos perdedor; el club para el que el tema del cociente no es de su interés, ya que desde el primer lugar de la porcentual observa el infierno que viven los sotaneros, Tigres de la UANL llegó a Ciudad Juárez para su compromiso de este día.

Del Apertura 2015 a la fecha, el cuadro felino tiene cuatro títulos (A2015, A2016, A2017 y C2019) y un subcampeonato (C2017).

El equipo universitario ya tiene su boleto amarrado para Liguilla, actualmente se ubica en el quinto peldaño de la tabla general con una suma de 29 unidades.



Atentos en el hotel

En punto de las 16:20 horas la plantilla de los Tigres de la UANL arribó al hotel de concentración en el que se hospedarán mientras se llega la hora de su encuentro contra el FC Juárez.

Los futbolistas del actual campeón del futbol mexicano causaron revuelo en el lobby del hotel, pues aproximadamente medio centenar de aficionados, desde niños hasta adultos, esperaban ahí, con plumones y celulares listos, para observar de cerca a los jugadores del equipo regiomontano y tratar de conseguir autógrafo y fotografías.

Ricardo ‘Tuca’ Ferretti fue quien bajó primero del autobús para dirigirse a su habitación.

La mayoría de los futbolistas de Tigres se mostraron atentos con los aficionados que se encontraban dentro del hotel, pues no paraban de firmar autógrafos y de tomarse fotos con ellos.

André-Pierre Gignac fue el último en bajar del autobús y quien convivió más tiempo con los seguidores del equipo felino. “Increíble, como siempre”, dijo el futbolista francés al preguntarle sobre el recibimiento de los aficionados aquí en Ciudad Juárez.

Jürgen Damm, Nahuel Guzmán, Javier Aquino, Diego Reyes y Guido Pizarro también fueron de los que más convivieron con los aficionados.

Incluso algunos fanáticos fronterizos del conjunto de la UANL realizaron reservaciones en el hotel para tratar de estar más cerca o de asegurar la convivencia con sus ídolos.

“Reservamos para tener la oportunidad de saludar a los jugadores. Habíamos ido a los partidos, pero nunca así a esta distancia”, dijo Brisa López, aficionada juarense, quien estaba acompañada de su familia.

Afuera del hotel también se encontraba otro grupo de aficionados, aproximadamente de 40 personas, quienes se emocionaron al observar a uno de los futbolistas salir del balcón de su habitación para saludarlos.