Agencia Mexsport

Caballero aislado

Internado en una clínica en Pachuca, Hidalgo debido a un fuerte cuadro infeccioso en una muela, el entrenador de los Bravos de Juárez, Gabriel Caballero Schiker ya piensa en la pretemporada que comenzará el próximo lunes 9 de diciembre en esta ciudad.

Jesús Ángel Rodríguez / El Diario
miércoles, 04 diciembre 2019 | 06:00

Internado en una clínica en Pachuca, Hidalgo debido a un fuerte cuadro infeccioso en una muela, el entrenador de los Bravos de Juárez, Gabriel Caballero Schiker ya piensa en la pretemporada que comenzará el próximo lunes 9 de diciembre en esta ciudad.

Desde la ‘Bella Airosa’, el estratega argentino naturalizado mexicano habló del tema de Veracruz que seguramente será desafiliado y por lo que el equipo fronterizo no tendrá problemas de descenso el semestre entrante.

“Cuando regrese a Juárez estaremos en condiciones de hablar de las novedades del equipo, en todos los aspectos. Ahora me aislé un poco de toda la situación, pero ya dejamos las cosas armadas con la directiva para hacer lo que corresponde en cuanto al nuevo auxiliar, a los jugadores que estarán transferibles, como los que podrían ser altas en el club”, comentó vía telefónica el timonel de Bravos.

Con respecto al tema de Veracruz y su próxima desafiliación, ya que en la asamblea de dueños realizada ayer en Toluca, Estado de México se votó a favor de dicha medida, el director técnico de Bravos aclaró una situación que tiene que ver con el club fronterizo.

“Al equipo que se desafilia es el mismo que desciende, en este caso Veracruz. El tema del descenso volverá hasta dentro de un año y medio, yo espero que en este tiempo Bravos tenga los puntos necesarios para no pensar en esa situación”, mencionó Caballero Schiker.

“Se van a sumar los puntos para el porcentaje del próximo año, pero no hay desafiliación de Veracruz y descenso de otro equipo, eso no habrá”, agregó.

Igual el entrenador señaló que el tema de la inminente desafiliación de Veracruz es muy delicado porque involucra no solamente a la directiva del cuadro escualo, sino a directores técnicos y jugadores de todas las categorías.

“Es muy difícil opinar desde afuera, es complicado porque también hay compañeros, tanto de cuerpos técnicos, como de jugadores, que dependen de este trabajo. Es muy delicada la situación”, aseveró el entrenador del equipo juarense.