Un congresista de San Diego que es totalmente inferior a McCain | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 19 Octubre 2018 | 

3

39

15

Secciones

Viernes 19 Octubre 2018 | 

3

39

15

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Un congresista de San Diego que es totalmente inferior a McCain

Rubén Navarrete Jr./The Washington Post | Sábado 01 Septiembre 2018 | 00:01:00 hrs

San Diego – Los sucesos actuales no se pueden cambiar, la muerte de John McCain es especialmente conmovedora para los que vivimos en esta ciudad costera.

Eso se debe a que justo días antes de que el congresista de 81 años se fuera a descansar, los habitantes de San Diego atestiguaron un espectáculo que fue la antítesis de todo lo que representaba McCain. Y nos hace tomar conciencia de lo que hemos perdido los estadounidenses.

El senador de Arizona se caracterizó por tener valor y carácter. El ex prisionero de guerra demostró ambas cosas cuando le dijo a sus captores norvietnamitas que se fueran al carajo antes de aceptar su liberación rápida para que el hijo de un almirante de cuatro estrellas pudiera convertirse en una herramienta de la propaganda. Como resultado de eso, su extendió su estadía en el Hilton de Hanoi.

Sin embargo, el representante republicano Duncan D. Hunter de California, parece que nunca ha conocido el valor o el carácter. Es un déficit que ese congresista de 41 años nunca ha logrado recuperar, aunque haya sido un ex integrante de la Marina que prestó sus servicios en Irak y Afganistán.

Se asume que cuando uno se ofrece como voluntario para prestar sus servicios al país y usa un uniforme para ir a la batalla en su representación, uno debe tener automáticamente valor y carácter.

Aunque aquellos que ya tenemos unos cuantos años más, sabemos que no es tan sencillo como eso.  Algunos que prestan sus servicios tienen esas características y otros no.

Resulta que Hunter no las tiene. La semana pasada, el congresista – quien representa un distrito que está justo al noreste de San Diego – fue el protagonista de una acusación de 47 páginas sobre cargos federales de corrupción por presuntamente hacer mal uso de los fondos de la campaña.

Hunter y su esposa Margaret, están acusados de utilizar el dinero de la campaña para pagar varios gastos personales, que van desde honorarios del dentista, boletos para el fútbol y hasta una viaje familiar a Italia.

Hunter obtuvo su trabajo a la usanza antigua. La heredó de su padre, un ex congresista que tenía el mismo nombre, quien no dudó en usar su influencia política para allanarle el camino a su hijo.

Lo veo como un junior que nunca se ha desempeñado correctamente y necesitó el apoyo de su papá.  De hecho, si se hubiera apellidado “Smith”, podría haber encontrado su verdadera profesión como payaso de rodeo.

Es verdad que Hunter no es el más inteligente, ya que ha dicho las cosas más desconcertantes.  Una vez comentó en una reunión del electorado que sería buena idea deportar a los hijos de inmigrantes ilegales que nacieron en Estados Unidos. Los cuales son conocidos como ciudadanos estadounidenses. Sólo que nosotros no deportamos a los ciudadanos de Estados Unidos.

No es el fin del mundo que, después de una investigación del FBI, Hunter se encuentre actualmente en problemas con la fiscalía federal. Aunque tal vez se salga con la suya.

Sin embargo, lo que es imperdonable, es la manera en que Hunter reaccionó bajo presión. Se hizo para atrás. Con la espalda contra la pared y en peligro de enlodar el apellido de la familia, ya que podría pasar un tiempo en una penitenciaría federal, el congresista hizo lo impensable: sacrificó a su esposa en el altar de su autopreservación.

Al responder a los cargos en entrevistas en la televisión, Hunter culpó a su esposa Margaret, quien tenía poder legal y estaba a cargo de las finanzas familiares.

Así que, congresista, ¿lo que quiere decirnos es que está totalmente en la oscuridad y que el tipo que aparece enseguida de su esposa en las fotos de las vacaciones en Italia, no es usted?

Qué irrespetuoso. Este ex integrante de la Marina pudo haber sido un oficial, pero obviamente no es un caballero.

Veamos, McCain no se echó para atrás como prisionero de guerra mientras era sujeto a golpizas, tortura y aislamiento. Mientras que Hunter ¿se agrietó bajo las brillantes luces de una cámara de televisión?

La grandeza de McCain se deriva del hecho de que se asió  – tal vez debido a esos 5 años y medio infernales que pasó en el Norte de Vietnam – a su propia relación con Dios, con el país y su familia. Quedando claro, que frente a ellos se sintió pequeño e insignificante.

Todos nos deberíamos sentir de esa manera. Si uno lo logra, podrá ser recordado. Si no es así, será olvidado.

Dios, el país y la familia fueron las cosas que estuvieron en la mente de McCain al final de su vida. Esos conceptos estuvieron incluidos en sus últimas palabras  – presentes en un comunicado que fue leído en esta semana por Rick Davis, su asesor y amigo de toda la vida.

Dios: “Adiós, compatriotas estadounidenses. Dios los bendiga y Dios bendiga a Estados Unidos”.

País: “No se desesperen por nuestras dificultades presentes, crean siempre en la promesa y grandeza de Estados Unidos”.

Familia: “Me siento la persona más afortunada de la Tierra. Le debo esa satisfacción al amor de mi familia. Ningún hombre ha tenido una esposa más cariñosa que la mía, ni los hijos de los que me siento tan orgulloso”.

Congresista Hunter, yo conocí a John McCain y lo admiré, pero usted no es John McCain.

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: