Una piloto, una juez y una primera dama | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 17 Noviembre 2018 | 

10

36

56

Secciones

Sábado 17 Noviembre 2018 | 

10

36

56

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Una piloto, una juez y una primera dama

Jennifer Rubin/ The Washington Post | Viernes 20 Abril 2018 | 00:01:00 hrs

Washington— Con mucha justificación, los estadounidenses se lamentan del estado de nuestro discurso político y del carácter pobre de muchos de nuestros políticos. Con la elección del presidente Donald Trump surgió la deprimente comprensión de que la decencia, la amabilidad y la humildad no eran necesarias para llegar al cargo político más alto; estas cualidades incluso pueden ser un obstáculo. Pero no debemos llegar a la conclusión de que carecemos de modelos de conducta virtuosos en la vida pública; simplemente no estamos buscando en los lugares correctos. Esta semana aprendimos sobre un trío de ellos, todas mujeres.

Primero, la piloto. El Post informa:

"La voz de la piloto estaba tranquila pero enfocada mientras su avión descendía, diciéndole al control de tráfico aéreo que tenía '149 almas' a bordo y llevaba 21 mil libras, o aproximadamente el equivalente cinco horas de combustible.

"'Southwest 1380, tenemos un solo motor', dijo la capitana Tammie Jo Shults, una ex piloto de combate de la Marina de los EU. 'Nos faltan partes del avión, por lo que necesitaremos reducir la velocidad un poco'. Pidió que el personal médico se encontrara con su avión en la pista. 'Tenemos pasajeros heridos'.

"'Pasajeros lesionados, está bien, ¿y su avión está físicamente en llamas?' preguntó el controlador de tráfico aéreo, de acuerdo con el audio de la conversación".

"'No, no está en llamas, pero falta parte de él', dijo Shults, haciendo una pausa por un momento. 'Dijeron que hay un agujero, y, alguien se salió por ahí' '.

Al guiar su avión hacia un aterrizaje suave en Filadelfia que probablemente evitó una tragedia a gran escala, Shults, según sabemos por la grabación del vuelo, fue increíblemente tranquila y cortés. Mostró más gracia hablando con la torre de control de tráfico aéreo desde la cabina del avión que la mayoría de las personas que esperan en una línea de servicio al cliente. Hizo su trabajo con maestría (se le dio buen uso a su entrenamiento como una de las primeras mujeres piloto de la Marina) pero sin fanfarrias. Los héroes reales no necesitan decirte que son héroes.

Luego está la Jueza del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos Kimba Wood. Presidió la audiencia judicial en el Distrito Sur de Nueva York donde los abogados que representaban al propio Trump y a su abogado personal, Michael Cohen, lanzaron un argumento legal a medias tras otro tratando de evitar que las evidencias recolectadas tras una orden de búsqueda legalmente ejecutada fuera a para en las manos de los fiscales. No importa cuán carentes de mérito los argumentos de los abogados, Wood fue cortés, enérgica y eficiente. The New York Times informó:

"A lo largo de los años, ha manejado varios casos prominentes, ganándose la reputación de ser sensible, exigente y –como podría ser relevante en el caso del señor Cohen–, inequívoca en sus expectativas de los funcionarios públicos.

"Es una especie de equivalente judicial de Teddy Roosevelt, habla en voz baja pero lleva un gran bastón", dijo Judd Burstein, una abogada que conoce a la jueza Wood desde hace más de 30 años. "Tiene un temperamento judicial maravilloso. Tiene "una voz suave, es muy cortés con la gente, pero no es ninguna persona sin sentido'".

Una vez más, una profesional sensata, fría bajo presión, hizo su trabajo sin tener en cuenta el alboroto que la rodeaba.

Y también celebramos colectivamente la vida de la ex primera dama Barbara Bush. Ella también hizo su trabajo con dignidad, amabilidad y calma. No importaba si estaba saludando a un vecino en Houston mientras paseaba a su perro, si saludaba a un agente del Servicio Secreto o interactuaba con un líder mundial; todos obtuvieron la misma mujer franca y sensata que pasó su vida al servicio de los demás (su familia y su país).

El presidente y una buena parte del Congreso pueden decepcionar, si no avergonzar, a muchos estadounidenses, pero no faltan admirables estadounidenses en la vida pública que saben que no se trata solo de ellos. Son dignos, dignos y magníficamente dotados en sus trabajos, y dejan que sus actuaciones hablen por sí mismas. Busque en juzgados, embajadas, oficinas gubernamentales, estaciones de bomberos, estaciones de policía y, por supuesto, en instalaciones militares en todo el mundo. Allí encontrará montones de modelos a seguir para sus hijos y muchas figuras inspiradoras para usted entre los hombres y mujeres que han pasado décadas esforzándose por hacer bien su trabajo y están orgullosos de sus instituciones, familias y país.

Los héroes públicos no son escasos. Solo debemos dejar de buscarlos en el Capitolio y la Casa Blanca, o mejor aún, comenzar a poblar esos lugares con personas tan honorables y expertas como la capitana Tammie Jo Shults, la jueza Kimba Wood y la ex primera dama Barbara Bush.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: