De política y cosas peores | Dar al pueblo lo que pertenece al pueblo | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 13 Diciembre 2018 | 

15

55

29

Secciones

Jueves 13 Diciembre 2018 | 

15

55

29

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Dar al pueblo lo que pertenece al pueblo

Armando Fuentes
Escritor | Sábado 08 Diciembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Este amigo mío llevó por muchos años en el corazón clavada una espina más cruel que aquella que atormentó a Machado. Sucede que tiene una hija hermosa como el sol, y como el sol brillante y cálida. Cuando a esa niña le llegó el tiempo de ser mujer, vale decir el tiempo de soñar, soñó con tener una fiesta de 15 años como de cuento de hadas. Luciría un vestido de princesa; bailaría su vals en el salón de espejos y candiles de un palacio real. Por desgracia mi amigo estaba en esos días empeñado en una honrosa lucha universitaria, y todos sus recursos se le habían ido en ella. La fiesta de 15 años de su hija, entonces, se llevó a cabo en la cochera de su casa. El vestido que llevó la bellísima quinceañera fue, con los arreglos necesarios, el vestido de novia que su mamá llevó el día de su boda. Esa misma noche, cuando los pocos invitados se retiraron a sus casas, mi amigo le prometió a su hija que cuando ella se casara le haría la fiesta que esa noche no le había podido hacer. Entonces se sacaría la espina. La niña lo abrazó, amorosa, y le dijo que no quería que su papá llevara aquella espina. Pasaron los años, y cuando la hija de mi amigo se casó él le hizo una fiesta de ensueño. Fue en el mejor hotel de la ciudad, con un banquete que dejó memoria por lo abundante y suculento y una orquesta que sonaba mejor que la de Paul Weston o Percy Faith. Todos esos recuerdos se le vinieron a mi amigo a la mente y al corazón cuando leyó la nota acerca de la muchachita que al cumplir 15 años se hizo retratar con su lindo vestido de color de rosa en la residencia de Los Pinos, lugar antes vedado al pueblo, coto exclusivo de poder. Aplaudí y sigo aplaudiendo a López Obrador por haber devuelto a la gente lo que de la gente era. No considero que su acción haya sido de política populista: pienso que obedece a una auténtica voluntad de dar al pueblo lo que pertenece al pueblo. Me conmovió la historia de esa quinceañera. Seguramente a mi amigo -el de la espina- lo conmovió también. La historieta que hace descender hoy el telón de esta columnejilla es algo irreverente. Las personas que no gusten de leer historietas irreverentes sáltense en la lectura hasta donde dice: "FIN". Sucedió que un día llegaron al mismo tiempo al Cielo una monjita, una mujer casada y una muchacha de tacón dorada, vale decir sexoservidora. San Pedro, el apóstol de las llaves, recibió a las recién llegadas frente a las puertas de la mansión eterna y procedió a buscar sus respectivos expedientes a fin de asignarles el lugar donde debían estar. Leyó el historial de la monjita y dijo luego: "Veo que dedicaste toda tu vida a la oración y a hacer el bien a tu prójimo. Recibe esta llave de oro, que es la llave del Cielo". Leyó en seguida Simón Pedro el expediente de la mujer casada. Declaró: "Observo que tu vida fue de sacrificio; la ofrendaste con abnegación a tu esposo y a tus hijos. Algunas veces, sin embargo, sentiste ganas de retorcerles el pescuezo. Deberás expiar esa secreta culpa antes de entrar al Cielo. Toma esta llave de plata, que es la llave del purgatorio". Procedió por último a leer el expediente de la muchacha de tacón dorado. Esa lectura le tomó el resto de esa mañana y parte de la tarde. Tras de cerrar por fin aquel grueso legajo se secó el sudor que le perlaba la calva, se compuso la túnica y dijo a la sexoservidora: "Veo aquí que eres mujer sensual, libidinosa, lasciva, voluptuosa, lúbrica, viciosa, concupiscente, lujuriosa, salaz y licenciosa. Toma esta llave de bronce". Preguntó, desolada, la muchacha: "¿Es la llave del infierno?". Replicó San Pedro bajando la voz: "No. Es la llave de mi departamento". FIN. ​

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: