El mar de nuestro desierto | Opinion

Domingo 16 Diciembre 2018 | 

20

10

41

Secciones

Domingo 16 Diciembre 2018 | 

20

10

41

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


El mar de nuestro desierto

Carlos Irigoyen/
Analista | Viernes 07 Diciembre 2018 | 00:01:00 hrs

Juárez, tierra pródiga y bendita para las causas de migrantes y para aquellos que hemos visto nuestro despertar en este mar de arena y sol; una región donde la belleza natural radica en una extensión gigantesca donde el desierto huele a esfuerzo, resiliencia y una gran voluntad por salir adelante.

Fuiste llamada en tus inicios como La Misión de Nuestra Señora de Guadalupe de Mansos del Paso del Norte, un paso obligado al territorio de Santa Fe en lo que le dieron a llamar Nuevo México; una tierra donde en 1598 Juan de Oñate reclamó el lugar para el virreinato español que comandaba Felipe VII. Ese inicio de ser un paso de migrantes e importante punto de logística abriría el sello y la vocación de nuestra ciudad, ser un lugar de migrantes además de ser un punto ideal para la comercialización entre la región; la vocación estaba dada, faltaría solamente el detonante que haría glorioso el Paso del Norte.

Cuántas hojas se han escrito en tu fabulosa y fascinante historia, casa del Gobierno federal en alguna ocasión, lugar del comienzo de las visitas presidenciales de México y Estados Unidos, y bastión del movimiento revolucionario de nuestra patria. Y por qué no, punto de arranque de los movimientos prodemocracia y en la actualidad insignia de la campaña que llevó a Andrés Manuel López Obrador a ser el presidente de México con la denominación de ser de un partido de corriente izquierdista. En fin, lo innovador, rebelde y diferente lo trae desde siempre esta tierra. Por más que digan que la ciudad es fea, “el que bebe el agua de Juárez, se queda en Juárez”. Hay un encanto, un donaire y un señorío de esta tierra, la puerta latinoamericana.

Al hablar de Juárez su polémica se da hasta en la fecha de su nacimiento. Por un lado, se señala que fue el 30 de abril de 1598, don Filiberto Terrazas en alguna ocasión –con la chispa y conocimiento que tiene– me lo compartió; por otra, la estructura de la Misión de Guadalupe asiente que fue Fray García de San Francisco que el 8 de diciembre de 1659 fundó nuestra ciudad, ¡Ay, juaritos, así eres!, no convencional y con muchos recovecos. ¿Qué te verían los indios Mansos y los Piros para quedarse aquí? Por un lado los Mansos decían que era un paso obligado para el comercio y los Piros emprendieron la agricultura donde nadie daba un peso por estas tierras; fundaron la grandeza de un territorio que fue etiquetado como la meca del algodón y la capital mundial del arnés; ni duda, tu espíritu emprendedor se forjó en la aridez y escasez de recursos para florecer como una potencia económica mundial muchas veces vilipendiada por los mismos habitantes de la región pero reconocida por muchos a nivel mundial. Qué orgulloso me siento de esta tierra, nuestra nación enfrentó a uno de los ejércitos más poderosos del mundo y desde aquí se erigió el Gobierno para la resistencia y trabajo por el país entero; una personalidad que no cualquier ciudad puede asumir, porque cuando las crisis e inseguridad, económicas o políticas han surgido, Juárez ha salido adelante poniendo la muestra a nivel nacional de que “la estructura se puede doblar pero no se romperá”; es la encarnación cotidiana de la palabra resiliencia, no en vano la fundación Rockefeller nos dio la designación por los esfuerzos que se hacen por salir adelante. Y qué decir de aquella época de 1885 donde Porfirio Díaz fijó su visión en una frontera dominante y con gran capacidad de desarrollo detonando la zona de libre comercio dotándola de infraestructura que la ponían a la par de urbes más desarrolladas; era tanto el glamour e importancia que la escogió como la sede de la primera reunión binacional entre los presidentes de México y Estados Unidos. Hoy se avecina una Cuarta Transformación que quiere poner a la frontera en tal tesitura, ¿será que la revolución nos hará justicia? Digamos que ya han sido décadas de no revestir la trascendencia y poderío que tiene nuestra ciudad.

¿Qué ha pasado por la mente de muchos gobernantes, empresarios, universidades y sociedad en general que han volteado a ver a Juárez con el signo de pesos, como la oportunidad de explotar al máximo el talento de sus ciudadanos sin la consiguiente recompensa, como un gran laboratorio social donde se pueden ensayar algunas medidas para “ver si jalan” o que simplemente se han vuelto ciegos y sordos a las demandas sociales de la ciudad? Querida ciudad, felicidades por ser tan emprendedora, por ser en extremo resiliente, por tener en tus entrañas tantos ciudadanos que queremos ver tu transformación en una región donde la paz y el desarrollo no sean una quimera sino una contundente realidad, pero para que eso suceda, ¿qué debemos de aportar cada uno de tus habitantes? La respuesta está en todos su ciudadanos: una acción resuelta por obtener mejores condiciones de vida en la eterna Paso del Norte.



 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: