Los ejes de mi carreta... | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 12 Diciembre 2018 | 

5

28

35

Secciones

Miércoles 12 Diciembre 2018 | 

5

28

35

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Los ejes de mi carreta...

Elvira Maycotte
Escritora | Miércoles 05 Diciembre 2018 | 00:01:00 hrs

“Porque no engraso los ejes, me llaman abandonao… es demasiado aburrido seguir y seguir la huella, andar y andar los caminos sin nada que me entretenga…”.

Para quienes el camino de la vida se ha extendido por más de cinco décadas, seguramente el título mismo evocó memorias de ese andar que la lectura de los primeros renglones les confirmó. Se trata de la letra de una obra maestra musical que se debe a Atahualpa Yupanqui y data de 1960.

Al escucharla se traslucen vacíos en el estado de ánimo de quien le da voz que caen entre la desesperanza y, a la vez, el gusto por permanecer aturdido para sobrellevar, por así decirlo, la realidad, su soledad.

Por lo general aprovecho este espacio para compartir temas de naturaleza de urbana, mas, si es así… ¿por qué traer a colación la letra de esta melodía y relacionarla con temas urbanos? Quizá sea a causa de un estado de ánimo propio, o porque en ocasiones los silencios y vacíos son tan elocuentes como esos sonidos que se convierten en ruidos.

Y es que recorrer las calles del sur oriente de la ciudad suscita experiencias, una de ellas es precisamente la cadencia entre llenos y vacíos, ruidos y silencios. En alguna ocasión caminaba por esas calles acompañada por jóvenes estudiantes y entre la soledad que se percibe al verse rodeada de viviendas sin habitar, llamaba nuestra atención el alto volumen de la música que provenía de una de las pocas casas ocupadas: su sonido inundaba la cuadra entera y alcanzaba aún unas manzanas más.

Pocos días después, mientras revisábamos algunas imágenes, un compañero y yo compartíamos la experiencia de esos recorridos que hicimos por aquellas calles. Me decía que encontraba incomprensible la respuesta que las personas daban cuando les preguntaba si encontraban privacidad en su vivienda y vecindario y, específicamente, si escuchaban los ruidos de los vecinos. La respuesta era afirmativa en la primera y respecto a la segunda, decían que no se escuchaban los ruidos del exterior al interior de sus viviendas, aun cuando al entrevistarlos, al igual que durante mi visita, las bocinas de algún vecino hacían gala de su potencia.

Las imágenes que estábamos viendo recordaban la soledad del paisaje pero ambos teníamos presente la música que las acompañaba, y la mirada al vacío de los interlocutores que en esa y otras ocasiones hemos observado. De pronto, mi compañero lanzó una pregunta: ¿será que el ruido estruendoso les ayuda a evadir la realidad en que viven?

Porque ansiar tener una casa propia como la mayoría de los mexicanos deseamos, es un anhelo legítimo que a muchos de ellos se les desvaneció como arena entre las manos. Lo cierto es que en su realidad encuentran el olvido, la difícil lucha para que sus hijos tengan un lugar en la escuela cercana, los largos trayectos cotidianos sobre un transporte viejo y desvencijado para obtener un exiguo salario, para soñar que un día esos muros crecerán para alojar a su familia como Dios manda: los padres en una recámara, los hijos en un dormitorio y las niñas en su cuarto, no más de dos o quizá hasta tres en cada habitación, con espacio para disponer una mesa en donde quepan todos sentados a la vez y ahí contar historias en la sobremesa; un área no necesariamente amplia pero sí que permita colocar los sillones en donde se pueda sentar la familia u ofrecer asiento a uno o dos invitados… en fin, lo que toda persona desea que suceda en su casa. Pero no, eso no es así. Las minúsculas casas de apenas 40 metros cuadrados no dan espacio para ello.

Habrá que replantear la definición de casa como el lugar en donde las familias transmiten los valores y tradiciones, porque hoy es imposible hacerlo: no hay espacio ni un lugar en ella para darles cabida y, si no hay espacio para ello en el lugar más íntimo ¿dónde podrán encontrarse los hijos con los padres? ¿Los hijos con sus abuelos? ¿O pretender el juego entre hermanos?

Cuando Usted decida darse una vuelta por aquella ciudad deshabitada podrá experimentar, que cada una de esas casas desocupadas representa el sueño desvanecido de una persona que un día intentó fincar su patrimonio y el lugar para que su familia creciera. Entonces quizá podamos comprender el resto de la letra de la melodía de Atahualpa porque: ¿Por qué habría de disgustarles el ruido que les hace olvidar?… “si a mí me gusta que suenen -los ejes de mi carreta, o el ruido de mi calle- pa’ que los quiero engrasar -o callar-” pues “no necesitan silencio, no tienen en quien -o en qué- pensar”, y que finalmente tomen la decisión de exclamar: “Los ejes de mi carreta, nunca los voy a engrasar”.

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: