De política y cosas peores | Autoridad sin límites | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 12 Diciembre 2018 | 

5

36

15

Secciones

Miércoles 12 Diciembre 2018 | 

5

36

15

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Autoridad sin límites

Armando Fuentes
Escritor | Lunes 03 Diciembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Nada me impresiona ya, excepción hecha de Sophia Loren y la catedral de Chartres. Pues bien: hubo algo que me impactó profundamente en la toma de posesión de AMLO. Y lo más extraordinario es que eso sucedió antes de que tomara posesión. Me conmovió ver el cariño que le tiene el pueblo; la cercanía y estrechos vínculos que tiene con la gente común. Las vallas que se formaron a su paso hacia San Lázaro no eran como las de aquellas multitudes que vitoreaban a los Presidentes en el tiempo de la dominación priista. Tales manifestaciones eran falsas; se hacían con la participación forzada de acarreados, en tanto que quienes saludaban y aplaudían a su paso a López Obrador mostraban auténtica alegría por ver a su adalid cuando se dirigía a asumir la más alta magistratura de la Nación. Ningún Presidente de México, quizá con excepción de Madero, ha llegado así a la Presidencia, arropado por un afecto que en el caso de AMLO no dudo en calificar de amor. También me agradó sobremanera el hecho de que López Obrador entregara a todos los mexicanos la residencia de Los Pinos, espacio antes sagrado al que sólo tenían acceso algunos elegidos. Eso, salvando todas las distancias, es como si el rey de Francia hubiese abierto Versalles al pueblo de París. No cabe duda de que López Obrador es el mandatario más popular de nuestro tiempo. En eso advierto un riesgo. Su enorme popularidad puede llevarlo a ser un populista. Eso asomó ya en su mensaje de asunción, cuando mostró que haber ceñido la banda presidencial no lo hizo modificar ni un ápice sus actitudes ni sus discursos de campaña. Su condena del neoliberalismo, hecha con fraseología vetusta, nos hizo volver a un pasado muy pasado. Tal se diría que López Obrador no está enterado de fenómenos tales como la globalización, con acuerdos internacionales como el que su antecesor firmó con Estados Unidos y Canadá. Parece que el tabasqueño quiere hacer de México una ínsula que se bastará a sí misma y no necesitará de nadie ni para la alimentación de sus habitantes ni para su progreso y desarrollo. Produciremos nuestro propio maíz, aunque sembrarlo, cultivarlo y cosecharlo resulte mucho más caro que importarlo. Refinaremos nuestro petróleo, no importa que eso nos cueste más y dañe más nuestro medio ambiente que aprovechar tecnologías extranjeras eficientes y económicas. Ese anacrónico nacionalismo aislacionista no tiene nada de patriotismo y sí mucho de demagogia. Aplicarlo será costoso para México. Y es que López Obrador no parece mirar hacia países cuya tecnología los ha hecho avanzar, sino hacia otros cuya política los ha llevado a retroceder. La visión que tiene de la economía ve más hacia el pasado que hacia el porvenir. Su mensaje a la Nación lo pudo haber dicho Luis Echeverría, si no es que Plutarco Elías Calles. Ofreció trabajar 16 horas diarias. Pero si con ese populismo autoritario nos va a llevar a tiempos ya pretéritos, ojalá acorte considerablemente su jornada laboral. Una declaración le aplaudí, y lo hice con entusiasmo grande: aquella en que manifestó que no habrá de reelegirse, que respetará absolutamente el postulado maderista del sufragio efectivo y la no reelección. Claro: está por verse lo que dirá dentro de seis años el pueblo bueno y sabio a través de una consulta hecha con el mismo rigor con que se hizo la del aeropuerto de Texcoco. Pero por ahora doy crédito a las palabras de AMLO y las aplaudo calurosamente. Me sigue preocupando, sin embargo, su autoridad sin límites. Hasta ahora el único contrapeso que ha tenido López Obrador es la imagen del guapo y gallardo cadete que apareció atrás de él en las pantallas de televisión. FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: