De política y cosas peores | Luces y sombras del nuevo Presidente | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 12 Diciembre 2018 | 

5

27

47

Secciones

Miércoles 12 Diciembre 2018 | 

5

27

47

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Luces y sombras del nuevo Presidente

Armando Fuentes
Escritor | Sábado 01 Diciembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Andrés Manuel López Obrador se convierte hoy en Presidente de México. Lo veo llegar a la Presidencia acompañado por un cortejo de luces y de sombras. Entre las primeras está su profundo conocimiento del país. En sus campañas ha ido hasta los más pequeños y alejados pueblos; ha hablado con la gente, sobre todo con la más humilde; se ha identificado con el pueblo y forma parte de él, no de una casta política apartada de él. La imagen que da es la de un hombre honesto que no caerá en la corrupción ni la permitirá entre sus colaboradores. Yo creo en esa honestidad. También creo en su preocupación por los pobres de México y en su propósito de trabajar por ellos. Aplaudo igualmente su decisión de entregar a los ciudadanos la residencia de Los Pinos y despachar en el Palacio Nacional. No veo eso como una acción demagógica, sino como un acto de inspiración republicana. Entre las sombras que a mi juicio tiene AMLO están, primero, sus ansias de grandeza, ésas que lo llevan a anunciar su Gobierno como una Cuarta Transformación que seguirá a las que hicieron Hidalgo, Juárez y Madero. Tal actitud puede llevarlo a la tentación del caudillismo, a hacer un gobierno autoritario fincado en su sola voluntad. En efecto, los 30 millones de votos que obtuvo en la elección presidencial le confieren un poder enorme. De ahí a sentirse absoluto, es decir absuelto de cumplir las leyes, hay solamente un paso. Fortalece tal posibilidad el hecho de que López Obrador no tiene frente a sí ningún freno o contrapeso que acote y ponga límite a sus actos. Una oposición debilitada, la mayoría que AMLO tiene en el Congreso, instituciones que han perdido su prestigio, favorecen la existencia de un gobierno ejercido por un hombre fuerte que, invocando las decisiones del pueblo bueno y sabio, llegue incluso a vulnerar el orden constitucional y a alterar el rumbo democrático que los ideales de Madero dieron a la Patria. Esto que digo no es vana especulación. López Obrador es el único Presidente que aun antes de asumir el cargo ha llevado a cabo acciones -como ésa tan aberrante de cancelar la construcción del aeropuerto de Texcoco- que han hecho daño al país y han sembrado aquí y en el extranjero incertidumbre e inquietud, con efectos inmediatos nocivos para México. Reconocer que la consulta sobre ese aeropuerto estuvo mal orientada, no impedir la continuación de las obras, serían actos que disiparían la zozobra que provocó y mejorarían considerablemente su imagen. Contrariamente -en un ámbito mucho más pequeño-, el hecho de confirmar a Taibo II como titular del Fondo de Cultura Económica lo harían ver como un hombre obcecado decidido a imponer su voluntad a toda costa por encima de  la opinión general, aun degradando el prestigio del FCE y de su propio régimen. En cuanto a las esperanzas que ha suscitado el nuevo gobierno reconozco estar en absoluta minoría. Los más de los mexicanos confían en que el sexenio de López Obrador será de progreso y bienestar. Con cauteloso optimismo he recibido a los Presidentes cuyos gobiernos me ha tocado reseñar a lo largo de mi ya larga vida. Confieso con moderada pena que éste de López Obrador lo recibo con una actitud aún más cautelosa. Espero sin embargo, con absoluta sinceridad, que las luces que el nuevo Presidente lleva consigo predominen sobre las sombras que en él creo advertir. Nada me satisfaría más que ver cumplido el optimismo de la mayoría de los mexicanos, y equivocadas mis reservas. Por el bien de la República deseo de todo corazón que López Obrador haga un buen gobierno, y que llegue a ser, como él lo ha dicho, el mejor Presidente de México. Así sea. FIN.





  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: