De política y cosas peores | AMLO debe cuidar sus palabras | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 12 Diciembre 2018 | 

5

25

48

Secciones

Miércoles 12 Diciembre 2018 | 

5

25

48

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | AMLO debe cuidar sus palabras

Armando Fuentes
Escritor | Miércoles 28 Noviembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- El borrego se bajó por fin de la borreguita. Preguntó ella tímidamente: "Esto que acabamos de hacer ¿significa que ya no podré dar lana virgen?". Babalucas era el telonero del teatro. El joven concertista que iba a dar su recital le dijo con orgullo: "El violín en el que voy a tocar tiene 300 años de antigüedad". Le contestó el badulaque: "Tú échale, bato. Nadie se dará cuenta". El reverendo Rocko Fages, pastor de la Iglesia de la Tercera Venida (no confundir con la Iglesia de la Tercera Avenida, que permite el adulterio a sus feligreses a condición de que no lo cometan con más de dos personas a la vez) predicó el sermón dominical y dijo con voz altitonante: "¡Escucha, pecador! ¡Óyeme, tú que estás entregado a la embriaguez, a la pereza, a la gula, a la fornicación!". Se oyó la voz de un niño: "Te habla, papi". Seré sincero: creo en la sinceridad de López Obrador. Creo que quiere el bien de este país (¿quién no lo quiere?). Creo que no es corrupto y que no perdonará actos de corrupción en su sexenio (ya perdonó todos los que hubo en éste). Creo que verá por los pobres de México (ellos le dieron el triunfo en la elección). También creo, sin embargo, que está actuando en forma atrabancada, muy deprisa, sin la cordura y tiento que deben acompañar a los actos de quien manda. Se diría que sus ansias de estrenar el poder que tan dificultosamente consiguió, su visible obsesión por demostrar quién manda aquí, la excesiva confianza -por no decir soberbia- que le dan los 30 millones de votos que obtuvo en la elección lo están llevando a actuar precipitadamente, desatentadamente, y aun arbitrariamente. Eso ha hecho ya daño a México por la inquietud e incertidumbre que sus acciones han provocado tanto en el interior del país como en el extranjero. Las señales económicas así lo muestran. No tengo dudas, repito, acerca de las buenas intenciones de AMLO, pero pienso que el bien que quiere hacer debe hacerlo con prudencia. Uno de los milagros de Jesús fue el de la pesca milagrosa. Simón Pedro y sus compañeros no habían pescado nada en toda la noche. Llegó el nazareno cuando amanecía y les pidió algo de comer. Ellos no tenían qué ofrecerle. Jesús les dijo que echaran otra vez las redes. Lo hicieron, y luego no las podían sacar por la gran cantidad de peces que en ellas recogieron. Pues bien: esa abundancia hizo que el precio del pescado se desplomara en el mercado local, cosa que perjudicó a los otros pescadores. Esto que digo no lo consigna la Escritura, pero se sabe de muy buena fuente. En aquel tiempo no había economistas -he ahí una muestra más de la bondad divina-, pero si los hubiera habido seguramente habrían culpado a la pesca milagrosa de aquel fenómeno económico. En el caso que nos ocupa, el del temor en los mercados por la conducta de López Obrador, se puede decir que si bien el dinero es muy cabrón -perdón por ese tecnicismo- también es muy cobarde, y al menor signo de peligro escapa si está aquí o deja de venir si está allá. Por eso debe AMLO cuidar sus palabras, y hacer que las cuiden sus allegados. ¿Pedir eso es pedir un milagro?... El técnico en rayos equis se casó con una de las pacientes. Comentó la enfermera: "No sé qué le vería". Ya conocemos a Capronio. Es un sujeto ruin y desconsiderado. Cierto amigo suyo le dijo: "Estoy muy triste. El médico le dio un año de vida a la madre de mi esposa". "No te entristezcas -lo consoló el majadero-. Un año se pasa volando".  Nos hallamos en Londres. El marido le dijo a su mujer, que se hallaba desnuda en la cama, y muy nerviosa: "Está bien, Gwendolyn: admitamos que esta falda escocesa es tuya. Pero ¿y la gaita?". FIN. OJO: Dice "deprisa", no "de prisa".  



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: