De política y cosas peores | Mejor alargar los brazos | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 12 Diciembre 2018 | 

5

23

13

Secciones

Miércoles 12 Diciembre 2018 | 

5

23

13

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Mejor alargar los brazos

Armando Fuentes
Escritor | Lunes 26 Noviembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Llegó a su casa don Astasio y, como de costumbre, halló a su esposa en trance de carnalidad con un toroso individuo de la más baja condición social, según se advertía por un tatuaje en forma de perro bulldog que ostentaba en el antebrazo izquierdo con la inscripción "Loco y violento". Y es que en tratándose de sus eróticos devaneos doña Facilisa no hacía distinción de persona: ejercía con todos la más generosa liberalidad; aplicaba sin reserva la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, documento según el cual todos los hombres fueron creados iguales. Habituado ya a los trances de fornicio de su lasciva esposa don Astasio colgó su saco en el perchero y del bolsillo de su chaleco extrajo la libreta donde solía anotar denuestos para enrostrárselos a su mujer cuando la hallara en esos ilícitos performances. Así, procedió a dar lectura con voz de tenedor de libros a los últimos adjetivos que había espigado: "Bagasa, enquillotrada, granillera, calientacamas, calvadora...". "Astasio -le dice la señora sin perder el compás de lo que hacía-. No es de buena educación ponerse a leer en presencia de las visitas"... Himenia Camafría y Celiberia Sinvarón, maduras señoritas solteras, decidieron juntar sus ahorros para poner una pequeña granja avícola. Propuso la señorita Himenia: "Compraremos 100 gallinas y un gallo". Acotó la señorita Celiberia: "Para 100 gallinas necesitaremos varios gallos". "¡De ninguna manera! -protestó con vehemencia la señorita Himenia-. ¡Gallinero sí; promiscuidades no!"... Nalgarina Grandchichier, vedette de moda, fue a una fiesta, y alguien le presentó a don Crésido, señor rico y maduro. Le dijo Nalgarina: "Al verlo a usted pienso en mi tercer marido". "¿De veras? -se interesó don Crésido-. Pues ¿cuántas veces se ha casado?". Con un mohín de coquetería respondió Nalgarina: "Dos"... El hecho de que López Obrador haya ordenado que se reformara la Constitución para favorecer a un amigo constituye un ominoso anuncio. Ciertamente eso de negar a los mexicanos por naturalización la posibilidad de ocupar determinados cargos es un acto de discriminación por el cual hay mexicanos de segunda. Pero la facilidad con que la máxima ley fue reformada por los legisladores obedientes a AMLO hace pensar en que con la misma premura podrán introducirse en el texto constitucional cambios de mayor importancia que en esta ocasión se hizo. Otra vez digo: cuidado. Aquel muchacho estaba casado con una chica que era secretaria. Vivía feliz con ella; sólo una sombra opacaba su ventura: la muchacha tenía poco busto, y a él le gustaban las mujeres con mucha pechonalidad. Bien lo dijo Balzac: una mujer sin busto es como una cama sin almohada. Cierto día entraron los dos en una tienda de antigüedades y vieron ahí una lámpara de estilo oriental que les gustó. La compraron, y al llegar a la casa él la frotó para limpiarla. De la lámpara salió un genio. "Gracias por liberarme -le dijo el genio-. Tienes derecho a que te cumpla dos deseos". Sin vacilar pidió el muchacho: "Haz que el busto de mi mujer sea más grande". El genio hizo un ademán sobre el menguado planisferio de ella, y los dos atributos pectorales de la asombrada chica crecieron en manera extraordinaria. "¡Santo Cielo! -exclamó la muchacha al ver su frontis lleno con tan munífico caudal-. ¡Con esto no voy a poder alcanzar el teclado de la computadora, y perderé el trabajo! ¡Usa tu segundo deseo para pedirle al genio que me reduzca el busto!". El muchacho, sin apartar la golosa mirada del nuevo atractivo de su mujercita, frotó otra vez la lámpara, y cuando el genio apareció le dijo: "Haz que los brazos de mi mujer sean más largos"... FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: