Historia de porros | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 23 Septiembre 2018 | 

3

05

10

Secciones

Domingo 23 Septiembre 2018 | 

3

05

10

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Historia de porros

Sergio Sarmiento | Viernes 07 Septiembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.— No son nada nuevo. Los porros estaban ya presentes en la Preparatoria 8 cuando ingresé en 1969. Mi primer contacto con ellos fue cuando me raparon junto a los demás "perros", alumnos de primer año, en un acto de violencia que buscaba atemorizar a los nuevos estudiantes y hacerlos entender que los dueños de la escuela eran ellos.  

Los grupos de choque siempre han existido en la Universidad Nacional. El profesor Hugo Sánchez Gudiño, autor de Génesis, desarrollo y consolidación de los grupos de choque de la UNAM, señala que operaban ya en la década de 1920. Quizá el primero fue el de Los Gorilas, reclutado por el rector Alfonso Pruneda para mantener la disciplina. En los treinta otro grupo se llamaba Los Pistolos, o Los Pistoleros de la Rectoría, porque iban armados. Según Salvador Novo, Aurelio Vallardo, El Fóforo, recibía un sueldo de investigador para trabajar como cabeza de este grupo de choque. 

En los cincuenta se crearon los grupos de animación deportiva de la UNAM para apoyar al equipo de futbol americano. Las autoridades universitarias les dieron presupuesto, primero para comprar chamarras y camisetas y después para otros gastos. Con el paso del tiempo se convirtieron en grupos de choque.  El porro más importante de la Prepa 8 en mis tiempos, de 1969 a 1971, era El Mame. Se le llamaba así por "mamado" y se había ganado su puesto como líder de la porra a la vieja usanza, con la fuerza de sus puños. Otros de menor jerarquía, como El Jarocho, El Fish y El Chac, actuaban al amparo de El Mame y se dedicaban a extorsionar a los estudiantes o a vender mariguana. 

Es difícil saber qué tanto había de verdad y cuánto de leyenda en las historias que circulaban sobre los porros de aquel entonces. Se hablaba de asesinatos y de violaciones de chicas, pero nunca conocí personalmente a una víctima de estos delitos graves. Me constaron, sin embargo, sus agresiones a estudiantes por razones de todo tipo. La porra agredió en varias ocasiones a los grupos políticos, particularmente de izquierda, que operaban en la prepa. A mí me tocó ser golpeado salvajemente por cinco por haber empezado una relación con una exnovia de un porro.  

El 10 de junio de 1971 Los Halcones, otro grupo de choque, agredieron una manifestación en el casco de Santo Tomás y mataron a varios estudiantes. Nunca se supo quién los financiaba y por qué los habían mandado a atacar esa manifestación.  

Esa misma duda la tenemos hoy al respecto de los grupos que agredieron la manifestación de alumnos del CCH Azcapotzalco el pasado 3 de septiembre en la explanada de la rectoría. El propio rector, Enrique Graue, ha señalado a grupos llamados Treinta y Dos del CCH Azcapotzalco, 3 de Marzo del CCH Vallejo y Federación de Estudiantes de Naucalpan, que tilda de "estar al servicio de intereses externos a nuestra universidad".  

La UNAM no tuvo problemas para identificar y expulsar a 18 presuntos integrantes de estos grupos. Esto sugiere que los tenían identificados. No se entiende entonces por qué no habían sido aislados o expulsados antes. Es posible, por otra parte, que estos grupos estén al servicio de intereses externos, pero en el pasado ha sido la propia universidad la que los ha subsidiado y protegido. Muchos rectores y autoridades universitarias han prometido desde hace décadas acabar con estos grupos; pero a casi un siglo de distancia de la creación de los primeros, los porros siguen agrediendo a estudiantes.  

Mejor opción

No es sólo el Colegio de Ingeniero Civiles, también el Instituto Mexicano de Competitividad señala que la mejor opción es continuar la construcción del nuevo aeropuerto de Texcoco. Pero no hay que preocuparse: el pueblo sabio podrá descartar estas ideas locas de los especialistas en una consulta popular.  

Twitter: @SergioSarmiento



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: