Ya chole con Hitler | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 24 Septiembre 2018 | 

11

44

58

Secciones

Lunes 24 Septiembre 2018 | 

11

44

58

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Ya chole con Hitler

Pascal Beltrán Del Río
Analista | Viernes 07 Septiembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.— Mi madre nació en Francia en 1935. Esto es, tenía cuatro años cuando estalló la Segunda Guerra Mundial. Dice que sus primeros recuerdos de infancia tienen que ver con el estallido de bombas y la huida de la familia para ponerse a salvo.

Su padre, mi abuelo, era militar francés en activo. Muy joven, peleó en la Primera Guerra Mundial. De hecho, estuvo en la batalla de Verdún, donde murieron más de 250 mil soldados —las cifras varían—, entre febrero y diciembre de 1916.

En octubre de 1939 fue movilizado luego de la negativa de Francia de aceptar la “paz” ofrecida por los nazis. Fue capturado poco después de la invasión alemana —la operación Fall Gelb, en la primavera de 1940— e internado en un campo de prisioneros, donde lo obligaban a fabricar quesos.

Durante un traslado entre un centro de detención y otro, logró evadirse, junto con otros soldados, y regresó por su familia a los suburbios de París. Luego la escondió en Nérondes, un pueblo del centro de Francia, esquivando a la infantería enemiga que ya se encontraba acampada en la ribera del Yèvre.

Los siguientes años fueron de enormes penurias para la familia, que quedó a cargo de mi abuela. Mi madre recuerda que lo único que había para comer eran papas y pan, frecuentemente agusanado, al que a veces podían embarrar un poco de mostaza.

Le cuento esta historia porque la Segunda Guerra Mundial y el nazismo son temas muy sensibles para mí. Crecí escuchando sobre los horrores cometidos por Adolfo Hitler, y, gracias a varios amigos judíos, cuyos parientes tienen relatos mucho peores que los de mi familia, me he hecho de la convicción de que la humanidad debe hacer todo para que no se repita jamás una locura semejante.

Pero no sólo eso: creo firmemente que el mundo moderno no ha tenido un punto más bajo que el Holocausto, causado tanto por quienes ejecutaron la llamada Solución Final como por quienes nada hicieron por evitarla.

Es verdad, ha habido otros casos de genocidio muy graves, pero ninguno que contara con una maquinaria asesina y justificación ideológica como las de los nazis.

Para mí nada se compara con Hitler. Ni Stalin ni Mao. Ni Franco ni Pinochet. Ni siquiera Pol Pot. Ya no digamos otros tiranos menores. Hitler es Hitler.

Por eso me parecen sumamente equivocadas las comparaciones con Hitler y los nazis.

Hace 67 años se acuñó el concepto Reductio ad Hitlerum (reducción a Hitler), la falacia de llevar al absurdo una discusión al calificar como nazi a una persona con quien se rivaliza o una idea que no se comparte.

Esta falacia por asociación fue identificada por el filósofo estadunidense Leo Strauss en un artículo publicado en 1951 y desarrollada en su libro Derecho natural e historia en 1953.

Casi siete décadas después, el nombre de Hitler sigue siendo invocado en discusiones como una especie de bomba nuclear para acabar con el adversario ideológico al asociarlo con quien es —indiscutiblemente, para mí— el malo de malos.

Hace unos días, en Twitter, a alguien se le ocurrió subir una imagen de una congregación de nazis saludando con el brazo alzado a Hitler para compararla con la toma de protesta de los diputados de la 64 Legislatura, donde los legisladores de Morena se pusieron a corear el nombre de Andrés Manuel López Obrador: “Es un honor / estar con Obrador”.

Posteriormente, algunos usuarios reconocidos que dieron retuit a la imagen sufrieron el embate de los lopezobradoristas, quienes los lincharon en la red social por haber comparado a AMLO con Hitler.

Pero, unos días después, alguien más encontró un viejo tuit de López Obrador, publicado en 2013, en el que el líder de Morena llamaba “Hitler a la mexicana” al supuesto control gubernamental de los medios, a lo que siguió otra oleada de críticas, ésta de señalamientos de incongruencia.

Yo propongo: ¿Qué tal si dejamos a Hitler en paz? No es que no me preocupe —desde el punto de vista de la democracia— la centralización del poder muy evidente en Morena, pero AMLO no es Hitler, ni de lejos. En todo caso, como escribí en febrero pasado, él y su movimiento recuerdan más a Juan Domingo Perón y al justicialismo (“Peronismo a la mexicana”, 22/II/2018), porque en Morena caben posturas ideológicas extremas de izquierda y derecha, o, cuando menos, personas que profesan esas ideas.

Como nieto de un hombre que peleó contra las ideas fascistas —en el campo de batalla, no en las redes sociales—, me parecen ridículas las comparaciones con Hitler. Estoy seguro que es posible un mayor esfuerzo en la discusión sobre los tiempos que vivimos, sin tener que llegar al absurdo.



 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: