De política y cosas peores | Cuando la perra es brava hasta a los de casa muerde | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 15 Noviembre 2018 | 

21

07

32

Secciones

Jueves 15 Noviembre 2018 | 

21

07

32

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Cuando la perra es brava hasta a los de casa muerde

Armando Fuentes
Escritor | Miércoles 05 Septiembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- A aquella chica le decían "La bayoneta". Estaba calada. Picio era el hombre más feo de la comarca, y el más pobre. Por causa de su extrema fealdad, y sobre todo de su condición de impecune, no había encontrado a su media naranja. Fue a una agencia matrimonial y le pidió a la encargada: "Quiero una esposa rica, virtuosa, bella, simpática, hacendosa y sexy". Comentó la representante: "Una mujer con todas esas cualidades tendría que ser idiota para casarse con alguien como usted". Replicó Picio: "El cociente de inteligencia no me importa". El doctor Ken Hosanna interrogó al paciente: "¿Qué edad tiene?". "50 años". "Y dígame: ¿con qué frecuencia hace el amor?". "Un promedio de dos veces al mes". "¿Dos veces? -se sorprendió el facultativo-. Caray, yo tengo 10 años más que usted, y lo hago por lo menos 12 veces en el mes". "Es muy probable -concedió el paciente-. Pero no es lo mismo ser médico en Nueva York como usted que ser obispo en Poughkeepsie como yo". Muy bien lo dice el proloquio popular: "Cuando la perra es brava hasta a los de casa muerde". Los destemplados gritos con que Fernández Noroña y compañía agredieron a Muñoz Ledo y Martí Batres dieron a ver que no todo es amor y paz en las huestes de López Obrador, sino que hay en ellas tribus distintas, y aun opuestas entre sí, como las que dieron al traste con el PRD. Existe dentro de Morena un ala de izquierda radical que encarna en gente como el citado Noroña, Taibo II y otros que ven traición donde hay cumplimiento de las normas, y que llaman claudicación a cualquier acercamiento con "el enemigo", así ese acercamiento sea meramente institucional. Mucho tendrá que batallar el futuro presidente para controlar a esos extremistas. Digo, si es que en verdad quiere controlarlos, pues el compromiso que con ellos tiene es grande: lo han apoyado durante años, y se disponen ahora a pasarle la factura por el respaldo que siempre le han dado. También hay en el círculo cercano a AMLO gente de derecha, como Alfonso Romo, pero pienso que el futuro presidente se inclinará más por el ala siniestra que por la débil representación derechista. Más aún: me atrevo a presagiar que llegará el día en que el empresario regiomontano se verá forzado a deslindarse de este régimen y a regresar a sus otras empresas. Desde luego esto es mera especulación, pero no sería la primera vez en que un político aprovechara a quien en un momento dado le es útil para luego prescindir de él cuando ha logrado su objetivo. Sólo el tiempo me dará la razón. Pero tan ocupado está en pasar que difícilmente tendrá tiempo para dármela. El doctor Duerf , célebre analista, recibió en su consultorio a una guapa mujer de opimas dotaciones anatómicas tanto en la región anterior como en la posterior. Le dijo: "Doctor: pienso que soy ninfomaníaca. No puedo ver a un hombre de cualquier clase y condición sin sentir un deseo irrefrenable de entregarme a él". "Vaya, vaya, vaya -ponderó el psiquiatra-. Tiéndase en el diván; póngase cómoda y hábleme de su problema. Pero ¿qué le parece si mientras tanto ponemos a helar una botella de champán?". Don Frustracio, el esposo de doña Frigidia, estaba conversando con un amigo. Le preguntó éste: "¿Has visto esos cubos de hielo con un orificio en medio?". Respondió, mohíno, don Frustracio: "Estoy casado con uno". La vecina de don Languidio Pitocáido, señor de edad provecta, fue muy alarmada a su casa. "Don Languidio -le informó-: la gente de la colonia anda diciendo que usted abusó sexualmente de una mujer joven". "No es cierto  -negó el vetusto caballero-. Pero de cualquier modo agradezco el rumor". FIN. 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: