De política y cosas peores | La que fue ayer aplanadora se mira hoy aplanada | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 18 Noviembre 2018 | 

22

40

42

Secciones

Domingo 18 Noviembre 2018 | 

22

40

42

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | La que fue ayer aplanadora se mira hoy aplanada

Armando Fuentes
Escritor | Sábado 25 Agosto 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- "Mi esposa se fugó con mi mejor amigo". Así le dijo un tipo a otro en el conocido bar Ahúnda. "¡Qué canallada!" -se indignó el otro-. ¿Quién es tu mejor amigo?". Respondió el tipo: "No lo sé. Ignoro con quién se fugó mi esposa". La caravana de pioneros que iban al Lejano Oeste puso en círculo sus carros, pues los rodeó una numerosa banda de indios belicosos. Tan pronto se ocultó el sol empezaron a sonar los tambores de los pieles rojas. El guía de la caravana le dijo lleno de preocupación al jefe de los pioneros: "No me gusta nada el sonido de esos tambores". Se oyó la voz de uno de los aborígenes: "Es que hoy no vino nuestro percusionista titular". Doña Gules P. di Gree, señora de la alta sociedad, fue a confesarse. Lo hizo a la hora de la misa, para que la gente viera que cumplía las prescripciones de la Santa Madre Iglesia. Le dijo al confesor: "Acúsome, padre, de que todas las noches dejo que suba a mi cama un pastor alemán". Repuso el sacerdote: "Costumbre no muy higiénica es ésa de dormir con un perro, pero tal acto, si bien poco recomendable, no figura en la lista de las 114 mil 875 acciones que constituyen pecado según el Padre Raboteux, canónigo penitenciario de la catedral de Saut-de-Loup". "No me entendió usted bien, señor cura -aclaró doña Gules-. Acúsome de que todas las noches dejo que suba a mi cama un predicador germano". La que fue ayer aplanadora se mira hoy aplanada. El otrora poderoso PRI; el "partidazo" que decían algunos; la granítica organización política de la cual salían desde el presidente de la República hasta el regidor suplente de interino sustituto provisional de Cuitlatzintli, se mira ahora reducido a su mínima expresión, y es parte de esa que se nombra "chiquillada", prácticamente con igual dimensión que el PES o el PT, ambos en trance de perder su registro para falta de sufragios. ¡Quién hubiera dicho que el partido tricolor se vería alguna vez descolorido! Los que vivimos la mayor parte de nuestra vida bajo el dominio del llamado partido de la Revolución pensamos que le era aplicable la frase que los romanos usaban para aludir a lo que no podía cambiar: "Sic semper erat; sic semper erit". Así ha sido siempre; así siempre será. Ahora sabemos que al PRI le convenía más bien la admonición contenida en aquel dicho de pueblo: "Te veré en el baratillo, sarape de Saltillo", según el cual hasta la más lujosa prenda -lujosísima es un sarape saltillero- llegaría a verse alguna vez en situación aflictiva, lo mismo que el más rico magnate podía caer en la miseria y el más encumbrado hombre podía quedar reducido a la más baja condición. "Aprendan, flores, de mí.". Y aprendan todos del PRI. Don Hamponio, delincuente consuetudinario, llevó una noche a su mujer a pasear por el centro de la ciudad. La señora vio en el escaparate de una joyería un fino collar de perlas y le dijo a su marido: "Me gustaría tenerlo". Don Hamponio tomó una piedra, con ella quebró el vidrio del aparador y le entregó el collar a su mujer. Poco después la señora vio en otra tienda un reloj caro, y le dijo a su marido que le gustaba mucho. Don Hamponio tomó otra piedra, rompió el cristal y le dio el reloj a su consorte. Luego fue un bolso lo que le gustó a la señora. "Bueno, mujer -se irritó don Hamponio-. ¿Tú crees que las piedras se dan en árboles?". Florilí, joven soltera, no hallaba cómo decirle a su novio Fecundino que creía estar embarazada. Por fin se decidió y le comunicó tímidamente: "Nino: hace dos meses que no me enfermo". El tal Nino le dio una gran palmada en la espalda y le dijo alegremente: "¡Así me gustan! ¡Sanotas!". FIN.  



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: