Cristóbal Arias | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 12 Noviembre 2018 | 

20

09

37

Secciones

Lunes 12 Noviembre 2018 | 

20

09

37

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Cristóbal Arias

Pascal Beltrán Del Río
Analista | Viernes 24 Agosto 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Las disputadas y polémicas elecciones federales de 1988 terminaron sin una alternancia en la Presidencia de la República –por fraude, siguen alegando los entonces opositores–, pero no por ello dejaron de generar cambios en la escena política.

Hasta ese año, el PRI no había perdido un solo escaño en el Senado. Yo no contaría el que ocupó el líder del Partido Popular Socialista, Jorge Cruickshank García, entre 1976 y 1982, porque surgió de una negociación entre el Gobierno federal y el PPS, como compensación por el reconocimiento de su derrota en las elecciones para gobernador de Nayarit en 1975.

En 1988, el PRI tuvo que admitir el triunfo de los candidatos a senadores del Frente Democrático Nacional en el Distrito Federal y Michoacán.

Así, llegaron a la vieja casona de Xicoténcatl, entonces sede de la Cámara Alta, los senadores Porfirio Muñoz Ledo e Ifigenia Martínez, por la primera entidad, y Roberto Robles Garnica y Cristóbal Arias Solís por la segunda.

De esa manera se conformó, en la 54 Legislatura, la primera bancada de oposición en el Senado, coordinada por Muñoz Ledo.

Los cuatro dieron una gran batalla legislativa a los 60 que tenía el PRI (el Senado todavía se conformaba por 64 integrantes, dos por entidad federativa, elegidos por el principio de mayoría relativa). De hecho, Muñoz Ledo fue el legislador que más veces subió a la tribuna, y tenía en Martínez, Robles y Arias a muy eficaces compañeros, que se ponían al tú por tú con las vacas sagradas de oficialismo, como Alfonso Martínez Domínguez, Humberto Lugo Gil, Jesús Rodríguez y Rodríguez, Blas Chumacero, Leonardo Rodríguez Alcaine y Héctor Hugo Olivares Santana.

Todo aquello me tocó vivirlo, hace tres décadas, como reportero que comenzaba su carrera, asignado a la cobertura informativa del Senado.

Cristóbal Arias era el más joven de los cuatro opositores. Tenía apenas 34 años cuando se convirtió en senador. Era casi un desconocido fuera de Michoacán, donde fue secretario general de Gobierno durante el período de Cuauhtémoc Cárdenas. Su única experiencia parlamentaria había sido como diputado federal, entre 1982 y 1985.

Nacido en Churumuco, el municipio más pobre de la Tierra Caliente, Arias estudió derecho en la Universidad Michoacana. Sumado al equipo de gobierno de Cárdenas, se encargó de asuntos agrarios y fue dirigente estatal del PRI. Cuando Cárdenas y Muñoz Ledo fueron expulsados del tricolor, se fue con ellos para formar la Corriente Democrática, parte integrante del Frente Democrático Nacional, y, luego, el Partido de la Revolución Democrática.

En aquel momento, se habían creado senadurías de transición de tres años, con la intención de que se renovara un escaño por entidad cada trienio. Arias fue postulado a una de ellas, por lo que dejó de ser senador en 1991 y regresó a la Cámara de Diputados.

En 1992, ganó a Robles Garnica la postulación como candidato del PRD a gobernador de Michoacán. Perdió la elección en un proceso que dejó grandes dudas y dio lugar a una álgida protesta postelectoral, en la que Arias se distinguió por medidas de resistencia cargadas de humor –no el típico plantón– como una marcha con cerdos y borregos.

Eduardo Villaseñor, el porcicultor que ganó oficialmente los comicios, apenas pudo sostenerse tres semanas en la gubernatura. Como resultado de una negociación entre el PRD y el Gobierno federal, fue sustituido por un interino, Ausencio Chávez, con el compromiso de realizar una nueva elección.

Ésta se llevó a cabo en 1995. Participaron Cristóbal Arias por el PRD; Felipe Calderón por el PAN, y Víctor Manuel Tinoco por el PRI. Este último fue el ganador de los comicios.

Luego de esa segunda derrota, Arias tomó distancia de la política, se dedicó a su profesión y prácticamente desapareció de la escena durante más de dos décadas. Ahora está de regreso, como senador electo por Morena, y es mencionado como posible presidente de la Mesa Directiva del Senado.

En entrevista radiofónica, Arias me dijo que mal haría Morena en aplicar a la oposición el trato que dio el PRI a aquella bancada de cuatro perredistas en la 54 Legislatura. Lo cierto es que el michoacano y sus compañeros vivirán el mundo al revés de aquel 1988. “Algunos esperan que ahora los priistas sientan lo que sentimos nosotros como opositores, pero no debe ser así”.

Gane o no la presidencia de la Mesa Directiva –tiene una fuerte competencia en Martí Batres, quien también tiene méritos para ocupar el cargo–, Arias puede aportar al Senado lo que pocos en esta Legislatura, en la que habrá 60 senadores sin antecedentes en el Congreso: experiencia y talento parlamentarios y civilidad para el debate.

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: