De política y cosas peores | No se manchó las manos ni con oro ni con sangre | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 19 Septiembre 2018 | 

21

16

04

Secciones

Miércoles 19 Septiembre 2018 | 

21

16

04

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | No se manchó las manos ni con oro ni con sangre

Armando Fuentes
Escritor | Jueves 23 Agosto 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Manifestó un sujeto en la cantina: "La vida sexual de mi esposa y mía ha mejorado considerablemente desde que tenemos camas separadas". Preguntó uno, extrañado: "¿Cómo es eso?". "Sí -confirmó el tipo-. Su cama está en nuestra casa, y la mía en otra". (¡Ah, cuán cierto es lo que dijo Shakespeare: "Hanging and wiving goes by destiny". La horca y el matrimonio son cosa del destino. "El mercader de Venecia", II, 9). La maestra del jardín de niños les indicó a los pequeños: "Vamos a contar con los deditos del 1 al 10". De inmediato Pepito se abrió la portañuela o braguetita. "¿Por qué haces eso?" -le preguntó con inquietud la profesora. Respondió Pepito: "Es que yo sé contar hasta 11". Doña Chalina le comentó a su esposo: "En la merienda de los jueves hicimos una encuesta para determinar quién es la más chismosa del grupo". Quiso saber el señor: "¿Y quién sacó el segundo lugar?". Aquella muchachita adolescente tenía un noviecillo de su misma edad. Una amiga le dijo: "Te vi en el cine besándote con Acnerino. ¡Qué bárbaros! ¡El besó duró 5 minutos!". Explicó la chiquilla: "Es que se nos trabaron los frenos". Una cosa me gusta de López Obrador, a más de su afición por el beisbol. Es la reivindicación que ha hecho de la figura de Madero, a quien atribuye con justicia la segunda gran transformación de México después de la primera que hizo Juárez y antes de la tercera que Lázaro Cárdenas cumplió. Durante el largo tiempo de la dominación priista la figura del Apóstol de la Democracia fue postergada por los llamados "gobiernos revolucionarios", pese a que él hizo la Revolución. Y se explica el ninguneo oficialista: la palabra "democracia" era anatema para el PRI; equivalía a mentar la soga en casa del ahorcado; y lo del sufragio efectivo, aspiración fundacional del coahuilense, le recordaba al prigobierno sus pecados electorales; sus socaliñas y sus fraudes. Aun en Saltillo, capital del estado que es cuna de Madero, se advierten todavía indicios de esa relegación: el bulevar principal de la bella ciudad lleva el nombre de Carranza -a quien tampoco se han de regatear méritos-, en tanto que una muy breve y antiquísima calzada, la que conduce a los panteones citadinos, ostenta en forma casi vergonzante el nombre de aquel prócer impoluto, todo bondad, todo idealismo, que -dijo alguna vez López Mateos- no se manchó las manos ni con oro ni con sangre. Celebro entonces -saludo, para usar la expresión empleada por los pocos izquierdistas que en este país quedan- el acierto de López Obrador de poner entre los grandes transformadores de México a don Francisco I. Madero. AMLO llegó a la Presidencia gracias al sufragio efectivo, buscado por el Apóstol y finalmente conseguido después de muchos años por los esfuerzos de la sociedad civil. Esperemos que jamás olvide la segunda parte del lema maderista. Doña Facilisa fue con su club de damas a visitar la estación de bomberos de la localidad. Vio ahí un tubo que le llamó la atención, y le preguntó al jefe de los apagafuegos: "¿Para qué es ese tubo?". Respondió el bombero: "Es para que los hombres puedan salir rápidamente en caso de emergencia". "¡Qué buena idea! -se alegró doña Facilisa-. ¡Voy a poner uno en mi clóset!". Babalucas estaba esperando el autobús cuando acudió a todo correr un policía. Le preguntó: "¿No vio a un individuo doblar la esquina?". "No -respondió el tontiloco-. Cuando yo llegué ya estaba doblada". El doctor Ken Hosanna habló con su paciente: "Le tengo dos noticias; una mala y una buena. La mala es que al hacerle la circuncisión se me resbaló el bisturí. La buena es que ninguno de los dos tenía señas de enfermedad maligna". FIN.  



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: