De política y cosas peores | Inhumana costumbre | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 20 Septiembre 2018 | 

6

55

52

Secciones

Jueves 20 Septiembre 2018 | 

6

55

52

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Inhumana costumbre

Armando Fuentes
Escritor | Martes 21 Agosto 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- No exagero: en ocasiones tiendo a exagerar. Quizá caigo en hipérbole si digo que tres hermosas criaturas -dos varones y una mujercita- me deben la existencia. En los años en que empieza este relato -hace 25 ó 30- la iglesia a que pertenezco, la católica, recibía en sus seminarios a niños que apenas habían dejado el regazo de su madre. Ignoro si esa malhadada práctica perdura. Sucedió que cierta prima mía, viuda ella, estaba firmemente convencida de que se iría al Cielo si entregaba uno de sus hijos a la Iglesia. Así, decidió llevar al más pequeño al seminario de una ciudad en el centro del país. La abuela del pequeño se angustió. El niño tenía apenas 10 años de edad. Me pidió entonces que hablara con su hija a fin de disuadirla de su intento. Hablar con ella fue como hablar un bloque de granito. Lo que hice entonces fue dirigirme al niño. Su madre asegura todavía que tal idea me la inspiró el demonio. Yo creo que la puso en mí el Espíritu que da la vida. Le dije al muchachito: "Mira, Toni -Antonio era su nombre-. Aquí tienes el número de mi teléfono. Guarda muy bien el papelito. El día que ya no quieras estar en ese seminario llámame. Yo iré y te sacaré de ahí. Y mira: te llevaré a una plaza comercial en la que venden unos conos con tres bolas de nieve, así de altos. Después te compraré el regalo que escojas, y luego te traeré de regreso a tu casa". A la semana de que su madre lo dejó en el seminario el pequeño me llamó y me pidió entre lágrimas: "Tío, ven por mí". Tomé el primer avión, y con un documento notariado que me acreditaba como tutor del niño lo saqué de ahí. Me contó lo que le había sucedido. El primer día que estuvo en esa casa le sirvieron en la comida un plato de arroz con aguacate. Hizo a un lado el aguacate. El rector del seminario le preguntó por qué. "No me gusta" -respondió el pequeño. Esa noche, en la cena, le dieron solamente aguacate. Y lo mismo en el desayuno del día siguiente, y en la comida, y en la cena. E igual el siguiente día. El superior le dijo que ahí no se admitían caprichitos, y que debía aprender a mortificarse. Dos días lo tuvieron comiendo aguacate; aguacate, nada más. Ya no volvió a comerlo porque llegué por él. Fuimos a la plaza comercial, y el feliz chiquillo se despachó un helado de tres bolas -fresa, vainilla y chocolate-, no sin antes dar buena cuenta de una hamburguesa doble (sin aguacate) y escoger los patines que le regalé. Pasaron los años, y ahora Toni es padre de tres hijos -dos varones y una mujercita-  que aunque sea indirectamente me deben la existencia. Aquella inhumana costumbre, la de admitir niños de corta edad en los seminarios, fue origen de innúmeros abusos que a los ojos de Dios son abominación y ante la ley humana constituyen delitos de extrema gravedad. Esos crímenes han sido sistemáticamente ocultados y tolerados por la jerarquía, según está saliendo a la luz una y otra vez, la última en Pensilvania. Sé que tales abusos no se cometen sólo en el seno de la Iglesia, pero también sé que mientras muchos buenos sacerdotes -la mayoría- cumplen ejemplarmente su misión de bien, otros pervierten su ministerio e incurren en actos de esos que Jesús mismo condenó diciendo que a quien escandalizara a uno de sus pequeñitos se le debería atar al cuello una rueda de molino y arrojarlo al mar. Dejar de considerar a la mujer como peligro para el alma y no hacer obligatorio el celibato sacerdotal, que atenta contra la naturaleza -es decir contra la ley de Dios-, serán factores que ayudarán a evitar esa infame aberración, la pederastia, que en palabras del Papa Francisco es motivo de vergüenza para la Iglesia y le causa profundo dolor. FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: