Opinion

Combatir síntomas

Sergio Sarmiento

2016-01-18

“El desempleo es la forma en que el capitalismo te convence de plantar un jardín”
Orson Scott Card

París— La nueva batalla política del presidente de Francia se enfoca al desempleo. Ayer François Hollande anunció una serie de medidas que buscan generar más puestos de trabajo en su país, pero como en el pasado parece más preocupado por los síntomas que por las causas de la enfermedad.
Francia tiene una desocupación abierta de 10.1 por ciento de la población económicamente activa. Otros países de desarrollo similar registran cifras significativamente inferiores. Alemania tiene 6.3 por ciento, el Reino Unido 5.2, Suiza 3.2 y los Estados Unidos 5 por ciento (distintos meses, The Economist). El número de desempleados en Francia, 3.57 millones, es hoy superior en 600 mil al que recibió Hollande en 2012 (El País). El aumento del desempleo es en parte producto de las alzas de impuestos que decretó al tomar el poder.
La popularidad del presidente, que era de 61 por ciento en mayo de 2012 cuando asumió el poder, cayó a sólo 18 por ciento en abril de 2014 (Le Monde, 6.5.14) conforme se sintieron las consecuencias de su aumento de impuestos. En los últimos meses, sin embargo, Hollande ha logrado una recuperación gracias a su actitud decidida frente a los atentados terroristas del 7 de febrero y el 13 de noviembre de 2015. Actualmente registra una aceptación de 29 por ciento (TF1, 18.1.16), mejor pero no suficiente para reelegirse al final de su quinquenio en 2017. Por eso el mandatario confesaba en privado hace poco: “Yo sé que se me juzgará por el desempleo. Más que nunca, es una prioridad” (Le Monde).
En estas circunstancias no sorprende que Hollande haya dado a conocer ayer un nuevo plan para combatir el desempleo. De hecho, le dio al anuncio un toque dramático al declarar “un estado de excepción” contra la desocupación, similar al que decretó contra el terrorismo y que le ha ayudado en su popularidad. Pero hay buenas razones para dudar de los posibles efectos de su nuevo programa, el cual incluye medidas típicas de un gobierno que quiere forzar una disminución del desempleo a través de subsidios y manipulaciones de la economía sin eliminar las barreras que impiden la creación de empleos.
El plan incluye un nuevo subsidio de 2 mil millones de euros, la mayor parte del cual se gastará en la formación de medio millón de desempleados. Otra porción se utilizará para subsidiar a empresas de menos de 250 empleados que contraten trabajadores con un sueldo superior a 1.3 veces el salario mínimo. Los subsidios también se enfocarán a aumentar el número de personas en contratos de “profesionalización” o capacitación. De 8 mil en la actualidad, quienes reciben estos cursos de formación práctica y teórica pasarán a 50 mil.
El desempleo en Francia, sin embargo, no se resolverá con este nuevo programa de subsidios. El alto nivel del salario mínimo (1,458 euros, o 29,160 pesos, al mes por semanas de 35 horas) y los altos costos sociales e impuestos hacen muy difícil generar puestos de trabajo. Las empresas hacen todo lo posible por no contratar.
A los políticos como Hollande poco o nada les interesa realmente combatir el desempleo. Sólo quieren los votos suficientes para ganar la siguiente elección. Si realmente quisieran curar el mal, tomarían medidas para reducir el alto costo de crear empleos. Pero ninguno se atreve a hacerlo. Es mejor anunciar un “estado de excepción” que tomar medidas para combatir la enfermedad. El plan que Hollande anunció ayer quizá cree algunos empleos temporales por empresas que busquen beneficiarse de los subsidios, pero mientras no se corrijan las distorsiones fundamentales de la economía francesa no se puede esperar una reducción significativa de la desocupación.

Peralta en Colima
José Ignacio Peralta, candidato del PRI, ha vuelto a ganar la elección para Colima. Es la segunda vez que el Tribunal Electoral anula una elección en el estado sólo para que la vuelva a ganar el candidato original, pero con mayor margen. Tenemos un perverso sistema que judicializa y alarga innecesariamente las elecciones.
Twitter: @SergioSarmiento

X