Especial: La pesadilla de un niño perdido, entre el dolor y la esperanza | Local

Viernes 16 Noviembre 2018 | 

17

38

26

Secciones

Viernes 16 Noviembre 2018 | 

17

38

26

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Especial: La pesadilla de un niño perdido, entre el dolor y la esperanza

Joel González
El Diario de Juárez | Lunes 27 Agosto 2018 | 10:30 hrs

 |

|

(Segunda parte) Pablito recién había salido de preescolar y solo tuvo la oportunidad de asistir 20 días hábiles a la primaria Revolución Mexicana, pues el ciclo escolar inició el 21 de agosto y él se presentó por última vez a clases el viernes 15 de septiembre. Su maestra de primer grado, Rita Huerta Maldonado, lo recuerda claramente.

“Era un niño muy limpio, siempre lo mandaban limpio y aseado”, comentó. “No lo he quitado de mi lista porque todavía no está muerto y estamos seguros de que va a regresar”, dijo en aquel entonces.

La institución educativa suspendió labores el miércoles 8 de noviembre del 2000 para realizar una marcha y presionar a las autoridades a que intensificaran la búsqueda del alumno.

"¿Y Pablito qué?", "Pablito, ¿dónde estas?", decían las leyendas escritas con letras blancas en los vehículos que participaron en el recorrido.



Alumnos de la primaria encabezaron a pie la protesta y con mantas y pancartas salieron de su escuela, ubicada en las calles Rosalío Hernández y Julio Acosta en la colonia Revolución Mexicana."Si Pablito aparece le presto mi bicicleta. Atentamente Betito", rezaba una manta que los alumnos cargaron por las calles del sur de la ciudad.

El director del plantel, Ignacio Hernández Flores, consideró que no había avances significativos en las pesquisas y por eso decidieron realizar la marcha.

Mil dólares de recompensa

Aquella administración municipal a cargo del alcalde Gustavo Elizondo Aguilar, ofreció mil dólares de recompensa a quien proporcionara información sobre el paradero del niño.

Cansados de buscarlo

El en aquel entonces alcalde le prometió a la familia iniciar una serie de acciones para colaborar en la búsqueda, una de las cuales es el ofrecimiento de una recompensa.

"Vamos a ofrecer mil dólares de recompensa a quien proporcione información que pueda conducir a aportar más elementos en la investigación que llevan las autoridades competentes y que se puedan esclarecer los casos", afirmó Elizondo Aguilar.

El padre, Romualdo Gómez Hernández, aseguró haber buscado incesantemente a su hijo menor.

"Nos hemos cansado de buscarlo día y noche, hemos andado por toda la ciudad, pero aún no tenemos ninguna pista de él", comentó.

Vieron negocio en la tragedia

Dos días después de que Pablito desapareció, un hombre identificado como Juan Pascual Martínez comenzó a llamar a los papás del niño por teléfono para darles informes falsos sobre el paradero del menor.

"Dijo que mi hijo tenía manchas en sus manos, y es verdad, también dijo que el niño tenía las pestañas grandes, y eso también es cierto", señaló en aquel tiempo Isabel Piedra, mamá de Pablito.



Pascual enviaba a una mujer de nombre Manuela Flores Flores a recoger el dinero que ésta a su vez le enviaba a Veracruz.

"Después de que él salió del Cereso lo conocí en Catedral, nos seguimos viendo y él fue en varias ocasiones a mi casa”, dijo Manuela Flores Flores.

"Fue entonces cuando me propuso que le contara mentiras a la señora Isabel Piedra. Yo le decía que su niño estaba con vida y que estaba aquí", señaló.

Indicó que la primera vez que la mamá de Pablito le dio dinero a Pascual después de haber salido de la cárcel, él le dio a ella solo 500 pesos.

"Me dio dinero cuatro veces, un total de dos mil pesos, los cuales los utilice para comprar comida y otras cosas", dijo Flores Flores.

"La señora tenía la confianza de que Juan le regresara a su hijo, la última vez nos dio dinero para ir a Monterrey", señaló.

Pero cuando los padres de Pablito se dieron cuenta de que solo les daban larga, presentaron una denuncia ante las autoridades y un juez liberó las órdenes de aprehensión en contra de Pascual y Manuela.

Tras ser detenido, Juan Pascual Martínez aceptó haber recibido 18 mil pesos de la familia del niño Juan Pablo Gómez Piedra.

"Simplemente en ningún momento me quedé con ese dinero, un chavo me ordenaba que yo le contara mentiras a la familia y que le entregara el dinero a él", dijo el presunto extorsionador en entrevista con la prensa.

Pascual Martínez manifestó que en noviembre del 2000 fue detenido por recibir seis mil pesos de Isabel Piedra, la mamá de Pablito, por tal motivo fue detenido y sentenciado a 10 meses de prisión, pero la mujer le retiró cargos y salió libre cuando tenía ocho meses en la cárcel.

Familia volvió a confiar

Pero luego de que Pascual recuperó la libertad tras esos 8 meses de cárcel y darse cuenta de que todavía no aparecía Pablito, volvió a llamar a la madre del niño para darle más información falsa. La mujer otra vez cayó en la mentira y le volvió a dar 12 mil pesos, pues esta vez le prometió que le entregaría a su hijo.

Pascual Martínez, una vez que se dirigió a Monterrey porque supuestamente allá estaba el menor, huyó a Tampico, Tamaulipas y después se refugió en Poza Rica, Veracruz.

Ambos extorsionadores, Pascual y Manuela, fueron arrestados y se les fijó una fianza de 84 mil pesos (en aquel entonces la extorsión no era motivo de prisión vitalicia). Tras varios meses de cárcel recuperaron su libertad.

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Imagen Video
Tras persecución, caen dos presuntos 'aztecas' con armas y drogas
El Diario de Juárez | 10:05 hrs

La Policía Municipal los detuvo en las calles María Martínez y Latón





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: