'Ya lo esperábamos, todos los días eran de fiesta' | Local

Miércoles 14 Noviembre 2018 | 

6

56

09

Secciones

Miércoles 14 Noviembre 2018 | 

6

56

09

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


'Ya lo esperábamos, todos los días eran de fiesta'

Staff/
El Diario de Juárez | Sábado 25 Agosto 2018 | 00:01:00 hrs

 |

|

“Ya lo esperábamos”, dice con voz pausada y mirada triste María, una vecina de la casa donde la noche del miércoles sicarios mataron a cuatro personas e hirieron a dos más en el fraccionamiento Horizontes del Sur.

En la vivienda de la calle Arquitecto Ramón Flores Herrera, casi esquina con Arquitecto Adamo Boari, todos los días eran de “fiesta”; ahí se reunían de 10 a 15 adolescentes ajenos al sector a departir, pero también a consumir alcohol y drogas.

Por eso, dicen los vecinos, el vaticinio que muchos tenían se cumplió, sabían que algún día pasaría “algo feo”.

Los balazos que escucharon aquella noche los asustaron al grado de que no salen de sus casas desde entonces.

María, cuya verdadera identidad queda en reserva por seguridad, se atrevió ayer a pasear por el parque ubicado frente a la casa, “pero no sé por qué salí, aquí hay un ambiente muy pesado”.

Del otro lado del área verde se aprecia la estructura de la Escuela Primaria Artemio de la Vega. Junto a ese plantel está el Jardín de Niños Víctor Aldrete Luna y en el mismo terreno la Secundaria Técnica 88.

También, sobre la continuación de la calle Arquitecto Ramón Flores Herrera, que hace una curva en ese punto, se aprecian a lo ancho de la vialidad ocho tambos grandes, pintados de blanco y amarillo, que impiden el paso de vehículos de un lado al otro, estrategia con la cual los vecinos tratan de resguardarse.

Esa barrera no impidió que los tripulantes de dos camionetas, una Durango y otra Nitro –a decir de los habitantes del área– llegaran al lugar para atacar a quienes estaban en la vivienda la noche del miércoles.

María cuenta que alrededor de las 21:30 horas estaba dentro de su casa acompañada de su madre cuando, de pronto, escuchó detonaciones de arma de fuego, unas 30, tan fuertes que creyó que estaban disparando contra su casa. Enseguida buscó refugio para ambas.

Minutos después se escuchó nada, un silencio sepulcral que nunca había experimentado.

“No sé por qué, pero salí corriendo a la calle, no se veía nada, pero luego comenzaron a llegar patrullas y policías, las vecinas comenzaron a llorar y a gritar que los habían matado”, cuenta con la vista clavada en la casa que quedó abandonada desde la noche de la masacre.

Sólo un par de perros de talla mediana y chica ladran sin parar, las mascotas son alimentadas entre las rejas de la construcción por los habitantes de la cuadra, no saben si sus ocupantes, dos adolescentes, su madre y su abuelo materno, regresarán. Todos ellos sobrevivieron, pero se fueron de ahí.

Algunas de las personas que estaban en la vivienda, cuyas paredes y reja están pintadas de color melón y tiene un árbol que cubre casi todo el frente, alcanzaron a salir y corrieron en diferentes direcciones, indican testimonios recogidos ayer.

Al momento del ataque, dicen los entrevistados, en la vía pública deambulaban adultos, adolescentes y niños, quienes al escuchar los estallidos comenzaron a correr para meterse a sus casas en busca de resguardo.

Otros se tiraron al piso, algunos se escondieron detrás de los automóviles que estaban en el sector, mientras que unos más no atinaron a moverse.

“Parece que todo lo hicieron dentro de la casa, por eso no le tocó a nadie más, si hubieran tirado para acá quién sabe cuántos habrían caído”, comenta un habitante del sector que esperaba el transporte público en una esquina.

Fueron los mismos habitantes de la cuadra quienes quitaron los cordones policiales que quedaron en el entorno después que las autoridades retiraron los cadáveres y recogieron la evidencia porque, afirman, no quieren que a la zona vayan curiosos a observar la escena del crimen.

Sin embargo, durante las entrevistas se observó a tripulantes de varios vehículos que pasaban por la estrecha calle y se detenían frente al domicilio a curiosear durante algunos minutos.

“Tenemos miedo, esperamos que ahora las autoridades nos pongan atención y prendan el alumbrado público porque aquí no se ve nada en la noche”, comentó uno de las entrevistados.

[email protected]

@



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Imagen Video
Arrecia colecta para rarámuris
Abril Salgado
El Diario de Juárez | 20:50 hrs

Al Instituto México le faltan 5 toneladas de alimento para llegar a su meta





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: