Local

‘Iba a regresar a la niña pero no me dieron chanza’

Araly Castañón/ Francisco Chávez
El Diario

2014-03-23

“El error que tuve fue recibir a la niña”, dijo ayer Domingo Fermas Uves, el hombre a quien las autoridades señalan como el ‘pollero’ que iba a cruzar a Estados Unidos a la menor ecuatoriana Jhoselin Nohemí Álvarez Quillay.
De acuerdo con Fermas Uves, de 52 años, David, el hermano de una vecina, le pidió que consiguiera a alguien para hacer el trabajo. Así fue como Jhoselin Nohemí llegó a su casa en Puerto Anapra.
Sin embargo asegura que como no encontró a nadie, se la iba a regresar a “David” o entregar a las autoridades.
“Me la trajo para que buscara quién la cruzara, porque yo no cruzo ni nada, ¿me entiende?, únicamente se la iba a regresar a él, no encontré a nadie y se la iba a regresar a él o a las autoridades, pero no me dieron chanza”, expuso Domingo.
Dijo que él no es “pollero” que es ayudante de albañil, y que ahora quiere “limpiar” su nombre porque la Policía ha dicho muchas mentiras.
Aseguró que las autoridades hicieron todo un montaje, porque no es cierto que lo hayan detenido orinando en Anapra, cuando iba a cruzar a la menor, tampoco es cierto que él haya declarado eso.
Cuando la Policía Estatal lo detuvo estaba viendo la televisión, los agentes entraron y sin orden de cateo ni de aprehensión se lo llevaron y a la niña también.
“A mí me sacaron aquí de mi casa, andábamos trabajando aquí y pues ya quedé un poco cansado y dije voy a mirar un rato la tele, y cuando cayeron aquí y se metieron hasta dentro”, relató.
Afirmó que es procedente de Durango, en Juárez vive hace 20 años, es ayudante de albañil y cuando hay trabajo gana entre 700, 800 pesos a la semana.
La menor ecuatoriana que se suicidó en un albergue, se le llevo un señor que sólo sabe que se llama David, y únicamente conoce de vista, es el hermano de una vecina.
Dijo que David no le pagó “ni un cinco”, y también fue detenido por la Policía, pero también lo soltaron.
Relató que la Policía Estatal lo acusó de “pollero”, y lo golpearon para que les dijera quién vende cocaína.
Estuvo detenido 72 horas en el Cefereso, pero como no le pudieron demostrar nada salió, y luego cuando la menor ya se había suicidado, la Policía Municipal lo volvió a detener afuera de su casa.
Lo llevaron a la estación Universidad donde estuvo detenido 48 horas, y ahí agentes de la Fiscalía General del Estado lo golpearon de nuevo porque querían que confesara que había pagado 10 mil dólares para salir del penal federal, y de ahí dijo, “lo rescató” la Procuraduría General de la República, donde volvió a declarar y lo soltaron.
“Yo lo que quiero es que se limpie mi nombre, porque fue puro montaje lo que hicieron”, mencionó.
Al respecto, la Policía Estatal Única (PEU), mantuvo su postura respecto al operativo que fue implementado y en el que se aseguró a la niña migrante Nohemí.
Alejandro Ruvalcaba, vocero de la PEU, dijo que si los familiares del hombre detenido tienen pruebas para sostener las acusaciones, pueden acudir ante la Fiscalía General del Estado a entablar su denuncia formal.
“Sin denuncia no hay delito, entonces, tiene que haber denuncia para que se persiga el delito que aseguran ellos (la familia)”, dijo.
El portavoz refirió que en ningún momento el hombre fue ultrajado por los agentes.
Asimismo, negó la versión de que los oficiales irrumpieran con abuso de autoridad en el domicilio.
“En las fotos no hay golpes que delaten que fue golpeado, pero ellos dan su versión y su postura”, añadió Ruvalcaba.
Domingo Fermas Uves insistió ayer que durante su detención, la Policía estatal se llevó su camioneta Chevrolet 1995 y un teléfono celular de su hijo.
Domingo aseguró que ahora teme por su vida y la de su familia.
“Ya me soltaron absuelto, y ahorita pues tememos por mi vida y por la de mi familia que vengan los polecias (sic) otra vez”, comentó.
Dijo que está enfermo de diabetes su esposa de cáncer de mama, y tienen ocho hijos: cuatro casados, cuatro solteros y una nieta que viven en su casa.
Aseguró que no sabe cuánto tiempo tenía la niña ecuatoriana en Juárez ni cómo llegó hasta acá, porque mientras la menor estuvo en su casa, no habló nada y no contestaba a las preguntas que le hacía su familia.
Domingo aseguró que no sabe cómo es que la Policía estatal llegó el 5 de marzo a su casa y lo detuvieron. Mencionó que cuando llegaron y les pidió la orden de arresto, porque le dijeron que se lo iban a llevar, le contestaron “ya te pusieron el dedo”.
Luego de que fue detenida y trasladada a un albergue, Jhoselín Nohemí Álvarez Quillay, de 12 años, de quien se dijo primero que era de Durango y tenía 8 años, se suicidó el 11 de marzo en el baño de la casa hogar, con la cortina de la regadera.
Autoridades de la embajada de Ecuador en México se comunicaron con las autoridades locales, informaron que los padres de Jhoselín Nohemí viven en Nueva York, sin documentos, y ahora buscan rescatar el cuerpo de la pequeña que está en el Servicio Médico Forense (Semefo). (Araly Castañón/ Francisco Chávez/El Diario)
acastanon@redaccion.diario.com.mx

X