Local

El robo de agua potable, mezcla de ingenio y delito

Angélica Villegas
El Diario

2013-08-18

Alambre, plásticos y los “jales chicanos” son prácticas utilizadas por la ciudadanía para el robo de agua de la red general.
Sin embargo, las sanciones para las personas que realicen este tipo de actividades van de 20 hasta 500 salarios mínimos de multa, es decir, entre mil 295 y 32 mil 380 pesos.
Tan sólo en mayo de este año, tras el comienzo de las obras del Programa de Movilidad Urbana (PMU), tomas clandestinas de agua, energía eléctrica y hasta de fibra óptica fueron descubiertas en decenas de domicilios de esta frontera.
El levantamiento de carpeta asfáltica dejó al descubierto las irregularidades en la línea de la red, como sucedió en el caso de las avenidas Plutarco Elías Calles y Adolfo López Mateos.
Debido a esta situación, el año pasado, decenas de domicilios de la colonia Héroes de la Revolución fueron revisados por empleados de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS), con el propósito de verificar que no hubiera tomas clandestinas o reconexiones ilegales.
De acuerdo con archivos periodísticos, cada vivienda de esa unidad habitacional acumuló un adeudo promedio de 5 mil 300 pesos, es decir, el equivalente a no cubrir el servicio durante 22 meses.
En esa colonia, los empleados de la Junta encontraron 32 tomas clandestinas, tan sólo en una ocasión, aunque los vecinos aceptaron pagar por el servicio y abonar al adeudo con el que contaban.
Mangueras, abrazaderas y alambre recocido son los principales materiales utilizados por los usuarios para conectarse ilegalmente a la red general de agua potable, indicó personal de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento la semana pasada.
Asimismo fueron encontrados tubos que fueron improvisados para actuar como conductores del líquido hacia las viviendas, en ocasiones afectando el servicio de empresas particulares.
Empleados de la dependencia informaron que los artefactos fueron recolectados a través de las diversas inspecciones realizadas por el personal de la descentralizada a usuarios morosos y con reportes de fuga de agua.
En conferencia de prensa, la semana pasada Manuel Herrera, director técnico de la JMAS, expuso que los usuarios continúan realizando este tipo de reconexión con materiales inapropiados, lo cual incrementa la presión del agua provocando fugas.
“Son materiales que se encuentran, que se utilizan para otras instalaciones, por ejemplo eléctricas. No son diseñadas para que resistan una presión”, mencionó.
Expuso que alrededor del 14 por ciento del agua que se extrae, no se contabiliza dentro del consumo de la JMAS, lo cual quiere decir que existen tomas clandestinas y reconexiones inadecuadas que causan una serie de problemas en la red general.
Recordó que este tipo de prácticas por parte de la ciudadanía pueden ser castigadas con una sanción que va desde los 20 salarios mínimos hasta los 500.
Por lo anterior, el funcionario exhortó a la comunidad a mantener el uso adecuado del líquido, con el fin de evitar problemas que afecten la calidad del servicio del agua, ya que impacta al medio ambiente de manera directa.

avillegas@redaccion.diario.com.mx

X