Huyendo de la pobreza y violencia, mujeres se unen a las caravanas | Internacional

Internacional

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 14 Diciembre 2018 | 

20

13

48

Secciones

Viernes 14 Diciembre 2018 | 

20

13

48

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Huyendo de la pobreza y violencia, mujeres se unen a las caravanas

El Diario de Juárez | Martes 04 Diciembre 2018 | 11:37 hrs

 |

|

  • Relacionadas

Asegura Trump que migrantes de la caravana están regresándose; México lo contradice

América Central es una de las regiones con más muertes de mujeres en el mundo. Muchas centroamericanas dicen haberse unido junto con sus hijos a las caravanas migrantes porque para ellas es más barato y seguro viajar en grupos grandes. La mayoría viajaron con sus esposos o con familiares, pero algunas son madres solteras, publicó The Wall Street Journal.

En las últimas semanas, el Wall Street Journal habló sobre su travesía con algunas que viajaban hacia la frontera.

Lilian, 31 años, de Comayagua, Honduras

Lilian y su hijo ya iban al Norte cuando se toparon con la caravana y decidieron unirse por razones de seguridad.

Gloria, 22 años, de San Pedro Sula, Honduras

Gloria partió de Honduras con una prima y su vecina cuando se enteraron por televisión sobre la caravana migrante.

“La vida en Honduras es, bueno, así así”, dijo.

Ilsi Ramírez, 24 años, de San Pedro Sula, Honduras

El padre de su hijo de tres años había sido asesinado. Hace más de un mes, Ramírez y su hijo se fueron de San Pedro Sula. Al oír de la caravana, ella pronto decidió integrarse. Dejó a su hija mayor.

“Ha sido difícil”, recordó. “Pero uno no se puede quedar en Honduras… Es imposible vivir. Y no hay trabajo”

Mayra Hernández, 36 años, de Tegucigalpa, Honduras

 

Hernández se levantaba a diario a las 4 am para vender tortillas en la capital de Honduras, pero se volvió demasiado difícil seguir pagando las extorsiones de las pandillas. Ya no le alcanzara para los libros y el uniforme de la escuela de su hija.

“No podía criar a mi hija en un lugar así”, dijo.

Sarahí Castillo, 18 años, de Tegucigalpa, Honduras

La delincuencia organizada estaba amenazando y extorsionando a la mamá de Sarahí, y ella misma quería una vida mejor.

Alejandra Córdova, 33 años, de Soyapango, El Salvador

Córdova dejó en El Salvador a sus dos hijos con la abuela de los niños para buscar un trabajo con sueldo mejor. “Tienen tres y seis años. Los abracé fuerte y les dije: ‘voy a volver pronto por ustedes”, dijo. Córdova planea trabajar por un tiempo en la Ciudad de México y ahorrar dinero para traer a sus hijos al Norte y, eventualmente tratar de cruzar de manera segura a Estados Unidos.

Belindre Granados, 15 años, de Teguciglapa, Honduras

Granados quiere estudiar en Estados Unidos porque dice que en Honduras la educación es mala. Junto con su hermana mayor, de 27 años, quiere llegar a Houston, Texas, donde las espera su tía. En las redes sociales tuvieron conocimiento de que en Honduras estaba formándose una caravana de migrantes. Al día siguiente partieron.

Mariela, 41 años, de San Salvador, El Salvador

Mariela salió de El Salvador con su hijo y su hermano. Ella decidió emigrar cuando recibió amenazas de muerte por empezar a investigar el homicidio de su hermano a manos de una pandilla.

“Nuestras vidas están en peligro. La situación en El Salvador es peor que durante la guerra de los años 80. En ese entonces, uno sabía quién era quién. Ahora, cualquiera te puede matar por cualquier razón”, dijo.

Carla Rubio, de Tegucigalpa, Honduras

Carla tiene tres hijos: Rebecca, nacida en Honduras; Cjay, nacido en México; y Cody, nacido en Estados Unidos, donde ella vivió ilegalmente un tiempo. Regresó a Centroamérica cuando deportaron al padre de Cody. Aunque Cody es estadounidense, el pasaporte ya se le venció y Carla no puede renovarlo. Dijo que está teniendo dificultades con las autoridades hondureñas debido a que los papeles de sus hijos no están en orden. “Huí de Honduras porque amenazaron con quitarme a mis hijos, y tengo miedo”, dijo.

Esmeralda González, 27 años, de El Progreso, Honduras

“En mi país no hay empleos”, dijo González, dando pecho a su hija de 11 meses. Su esposo, Miguel Cáceres, empujaba la carriola donde va el equipaje de la familia y llevaba de la mano a su hijo de cinco años, Ángel.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Imagen Video
Error de Facebook expuso fotos privadas de 6.8 millones de usuarios
El Diario de Juárez | 10:00 hrs

Un virus pudo haber permitido a aplicaciones externas tener acceso indebido a las imágenes





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: