La política en Estados Unidos se parece al Día de la Marmota | Opinion El Paso

Viernes 14 Diciembre 2018 | 

21

54

52

Secciones

Viernes 14 Diciembre 2018 | 

21

54

52

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


La política en Estados Unidos se parece al Día de la Marmota

Rubén Navarrete Jr./The Washington Post | Jueves 06 Diciembre 2018 | 00:01:00 hrs

San Diego – El otro día, durante una comida, un amigo – que es un veterano de la Marina que pronto cumplirá 80 años – me comentó que la originalidad está muerta.

“Nada es nuevo”, dijo. “Todo lo que está pasando ahora ya sucedió anteriormente”.

En cuanto a la intersección de la política y los medios de comunicación, él tiene una opinión. A la prensa alarmista antiTrump le gusta decir que las cosas nunca habían estado tan mal como ahora.

¿Saben lo que está mal? La memoria de la gente. Estados Unidos es como si fuera el Día de la Marmota. Se siente como si ya hubiéramos pasado por eso anteriormente – aun cuando ningún partido lo admita. Cuando un político presenta una idea en su equipo, decimos que nunca nadie había tenido esa idea tan buena. Pero cuando un político del partido rival hace algo, insistimos en que nadie había tenido una idea tan mala.

¿Saben qué más está mal? La reputación de los medios de comunicación. En la Era Trump, no muchas personas que se dedican a ese trabajo son conocidos por ser justos y objetivos. La prensa podría restaurar la mayor parte de la confianza del público si admiten que la gran mayoría de las cosas que ellos consideran como impactantes, de hecho son algo muy familiar.

Por ejemplo, cuando reportaron sobre el nuevo acuerdo comercial con Canadá y México que es muy parecido al antiguo tratado comercial con esos países, por qué los reporteros no dijeron lo importante – y luego, señalaron que las iniciativas de esa política son escasamente nuevas. Podrían haber mencionado que el presidente Barack Obama hizo lo mismo cuando volvió a copiar muchas de las políticas del presidente George W. Bush para combatir el terrorismo.

De hecho, los jueces federales podrían asombrarse con la cuestión de que – al defender la vigilancia doméstica – los comunicados del Departamento de Justicia de Obama se parecían mucho a los del Departamento de Justicia de Bush.

Y si el reclamo es que Trump simplemente le cambió el  nombre al Tratado de Libre Comercio de Norteamérica sin cambiar la mayor parte de su contenido, entonces, ¿por qué no mencionan que Obama hizo lo mismo cuando saboteó la ley educativa, “Que Ningún Niño se quede Rezagado” – y la reemplazó con su propia iniciativa educativa, “Hay que Correr hacia la Cima”? No hay mucha diferencia entre las dos.

La anterior presionó para que hubiera responsabilidad y amenazó con cerrar las escuelas que tuvieran un bajo desempeño, mientras que la nueva también presionó la responsabilidad ofreciendo iniciativas financieras para las que tuvieran una mejor actuación.

Si ponemos todo esto sobre la mesa encontraremos el contexto. En el pasado, lo que acostumbrábamos a llamar periodismo, incluía contarle la historia completa a la gente. Era algo justo. Eso también era algo más cercano a la única cosa que los periodistas deben perseguir:  la verdad.

El contexto cambia con una historia menor de lo que un presidente está haciendo mal y se convierte en una historia mayor cuando se cuenta lo que está mal con nuestro sistema político.

En un ejemplo más reciente, las fuerzas antiTrump generaron criticas contra el programa matutino “Fox & Friends” de Fox News, después que surgió la noticia de que los productores del programa coreografiaron entrevistas con el ex administrador de la Agencia de Protección Ambiental, Scott Pruitt.

Usualmente, a Pruitt le entregaban las preguntas con anticipación, le permitían escoger los temas y hasta aprobaba el script.

Nos enteramos de todo eso a través de correos electrónicos que fueron revelados mediante una solicitud que se hizo al amparo del Decreto de Libertad de Información que hizo Sierra Club y fue confirmada por The Daily Beast.

Eso fue una ofensiva violación a la ética periodística. Afortunadamente, Pruitt ya no está en ese puesto. Aunque todas esas entrevistas siguen contaminadas.

Aunque ese asunto no fue exactamente original. Ya hemos visto esa película anteriormente, en donde los periodistas, que se encuentran cómodos, le ceden la plaza a sus entrevistados. Cambian, de hacerle un bien al público a hacer relaciones públicas.

Si los medios de comunicación están realmente molestos por lo que los productores de Fox hicieron en relación con Pruitt, entonces deberían también molestarse por lo que resultó de los WikiLeaks, en octubre del 2016, sobre cómo Glenn Thrush – que entonces era reportero de Politico – rompió de igual manera las leyes al quedar bien con John Podesta.

De acuerdo a los correos electrónicos que hubo entre los dos hombres, Thrush compartió un reportaje con Podesta antes de publicarlo y luego le suplicó al presidente de la campaña de Hillary Clinton que no le dijera a nadie acerca de eso.

Incluso, se catalogó a sí mismo como un “halcón”.

No hubo muchas protestas sobre el pecado anterior contra el periodismo. ¿Por qué no?  Ustedes saben por qué no.

Fox News Channel dio a conocer que está “disciplinando” a los productores que consintieron  a Pruitt. Thrush no fue disciplinado por consentir a Podesta, siguió teniendo un prestigioso empleo como reportero en The New York Times, que se vio amenazado cuando unas reporteras le reclamaron que había actuado inadecuadamente en diferentes momentos de su carrera.

No hay duda que el público tiene muy poca fe en nosotros. ¿Qué hemos hecho para merecerlo?

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Imagen Video
Reportan falsas alertas de bomba en varias escuelas y oficinas
Associated Press | 21:06 hrs

Fueron consideradas intento de extorsión





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: