Cada vez hay menos jirafas y más productos hechos con ellas | El Paso

Martes 13 Noviembre 2018 | 

22

01

37

Secciones

Martes 13 Noviembre 2018 | 

22

01

37

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Cada vez hay menos jirafas y más productos hechos con ellas

The New York Times | Lunes 27 Agosto 2018 | 00:01:00 hrs

The New York Times / Productos y materiales derivados a la venta e incautados en una investigación
Imagen Galeria

The New York Times / Productos y materiales derivados a la venta e incautados en una investigación

Nueva York— Mientras la población de jirafas en estado salvaje se reduce drásticamente, la venta de productos hechos con sus pieles y huesos prospera.

De acuerdo con un informe de la Sociedad Humanitaria de Estados Unidos y sus afiliados internacionales, se importaron más de cuarenta mil partes de jirafas a Estados Unidos de 2006 a 2015 para convertirlas en almohadas, botas, mangos de cuchillos, cubiertas para Biblias y otros artículos caros.

La venta de estos productos es legal, pero la organización arguye que se requieren restricciones. Junto con otros grupos de defensa, ha solicitado al Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos que brinde esa protección al incluir a las jirafas en la lista de las especies en peligro de extinción.

En 2016, un estudio realizado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales (IUCN) determinó que la población de jirafas a nivel mundial había disminuido drásticamente: de 150 mil a 100 mil desde 1985. Las jirafas se enfrentan a dos amenazas fundamentales: la pérdida de su hábitat y la caza furtiva de la gente local que quiere su carne.

La caza de trofeos parece ser la fuente principal de los animales que llegan a Estados Unidos, pero no es lo que las conduce a la extinción, dijo Adam Peyman, director de operaciones y programas de vida silvestre para la Sociedad Humanitaria Internacional. Sin embargo, todos los mercados de productos derivados de jirafa ponen más presión sobre la especie. Incluirla en la lista de especies en peligro de extinción estadounidense significaría que su importación, exportación y comercio internacional requerirían de un permiso del Servicio de Pesca y Vida Silvestre, el cual debe decidir si la acción podría favorecer la supervivencia de la especie o no.

“No podemos permitir más presión para esta especie en medio de lo que los expertos han llamado una extinción silenciosa”, comentó. “Estos son productos que a la mayoría de las personas no le interesarían, pero creo que es importante concientizarlas acerca del hecho de que estas cosas se están vendiendo”.

Peyman afirma que los cazadores de trofeos suelen conservar la cabeza y parte del cuello de la jirafa para su uso personal y dejan el resto del animal en las manos del proveedor que organizó la caza para su venta.

El Safari Club International, que promueve los derechos de los cazadores y la conservación de la vida silvestre, mencionó en una declaración que “a pesar de la retórica que utilizan los medios, la caza legal regulada es una de las vías más eficaces para la conservación”.

La declaración también hizo referencia al mismo estudio de 2016 de la IUCN, aunque para argumentar que las poblaciones de jirafas son más saludables en naciones como Angola, donde hay caza legal, y se han reducido vertiginosamente en Kenia, donde la caza es ilegal.

El público estadounidense en general está en contra de la caza mayor; una encuesta hecha en 2016 reveló que el 86 por ciento se opone.

Un investigador que trabaja para la organización estadounidense de la sociedad se infiltró en veintiún sitios para rastrear las ventas de partes de jirafa y hablar con los vendedores.

El investigador descubrió que se vendía el cuerpo disecado de una jirafa joven por 7 mil 500 dólares, de acuerdo con la Sociedad Humanitaria, y una almohada fabricada con una cabeza intacta del animal con todo y pestañas.

Para los forros de Biblia que se venden por 400 dólares y las botas de un precio igual de elevado, se elimina el pelo de la piel, de manera que no sea evidente que la materia prima es una jirafa.

Un video extraído de la cámara escondida que llevaba el investigador mostraba al vendedor explicando que las jirafas tenían que ser asesinadas porque son agresivas y ponen en peligro las vidas y el sustento de los aldeanos africanos. No obstante, Adam Peyman comentó que no había evidencia de que las jirafas pusieran en riesgo a las personas o los cultivos.

Estos animales evolucionaron para alimentarse de hojas de árboles y no son agresivos, recalcó Peyman.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Imagen Video
Políticas texanas rompen barreras
Marissa Evans/The Texas Tribune | 00:01 hrs

Obtienen más cargos de elección que nunca en la historia





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: