La vieja nueva fiesta en los mercados | Economia

Economía

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 24 Septiembre 2018 | 

19

35

11

Secciones

Lunes 24 Septiembre 2018 | 

19

35

11

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


La vieja nueva fiesta en los mercados

The New York Times | Martes 21 Agosto 2018 | 10:57 hrs

 |

|

Ahora hablemos de algo totalmente viejo.

Durante un tiempo, aquellos de nosotros que dedicamos buena parte de nuestro tiempo a entender la crisis financiera asiática de hace dos décadas nos preguntamos si Turquía iba a volver a escenificarla. Como era de esperarse, eso es lo que parece estar ocurriendo.

Este es el guión: comienza con un país que, por alguna razón, se convierte en el favorito de los prestamistas extranjeros y experimenta una enorme entrada de capital extranjero durante varios años. Otro elemento clave es que la deuda en la que se incurre es en moneda extranjera, no nacional (razón por la cual, Estados Unidos, que también recibió enormes entradas de capital en el pasado, no es igual de vulnerable; ya que sus préstamos se hacen en dólares).

Sin embargo, en algún momento, la fiesta llega a su fin. No importa mucho qué lleva a este cese repentino de los préstamos extranjeros: podría tratarse de acontecimientos internos, como alguien que nombra a su yerno para supervisar la política económica, o podría ser el aumento en las tasas de interés estadounidenses o una crisis en otro país que los inversionistas consideran similar al tuyo.

Sin importar cuál sea la sacudida, el elemento fundamental es que esa deuda extranjera ha hecho que tu economía sea vulnerable a una caída en espiral. La pérdida de confianza hace que tu moneda se devalúe, lo cual dificulta más pagar las deudas en moneda extranjera; esto daña la economía real y reduce aún más la confianza, lo que hace que tu moneda se devalúe… y así sucesivamente.

El resultado es que la deuda extranjera estalla como parte del producto interno bruto (PIB). Indonesia pasó por una crisis financiera en los noventa con una deuda extranjera que era inferior al 60 por ciento del PIB, apenas comparable con Turquía a principios de este año. Para 1998, debido a la rupia en descenso, esa deuda había aumentado a casi un 170 por ciento del PIB.

¿Cómo acaba una crisis así? Si no hay una respuesta efectiva en términos de políticas, la moneda cae y la deuda medida en moneda nacional aumenta, hasta que todos aquellos que pueden declararse en quiebra lo hacen. En ese punto, la moneda débil alimenta un auge en las exportaciones y la economía comienza una recuperación basada en enormes superávits comerciales (esto podría ser una sorpresa para Donald Trump, quien parece querer imponer fuertes aranceles punitivos a Turquía como castigo por su moneda débil).

Se necesita un gobierno que sea al mismo tiempo flexible y responsable, sin mencionar que debe ser suficientemente competente en aspectos técnicos.

¿Existe alguna otra forma de causar un corto circuito en este ciclo de perdición? Sí, pero es complicado. Lo que se debe hacer para reducir los costos de una crisis es una combinación de heterodoxia en el corto plazo y garantías creíbles de un regreso a la ortodoxia en el largo plazo.

Así es como funciona: se detiene el estallido de la proporción de la deuda con una combinación de controles temporales de capital para aplicar un “toque de queda” a la huida de capitales incentivada por el pánico y posiblemente el desconocimiento de parte de la deuda en moneda extranjera. Mientras tanto, se hacen arreglos para que haya un régimen fiscalmente sostenible cuando termine la crisis. Si todo sale bien, la confianza regresará poco a poco y con el tiempo se podrán eliminar los controles de capital.

Malasia lo hizo en 1998. Corea del Sur, con ayuda de Estados Unidos, logró implementar de manera efectiva algo similar al mismo tiempo, al presionar a los bancos para que conservaran sus líneas de crédito a corto plazo. Una década después, Islandia logró hacer lo mismo con éxito, con una combinación de controles de capital y desconocimiento de deuda (es decir, negándose a asumir la responsabilidad pública por las deudas en las que habían incurrido los banqueros privados).

A Argentina también le fue muy bien con las políticas heterodoxas en 2002 y durante algunos años después de eso, ya que logró desconocer de manera eficaz dos terceras partes de su deuda. Sin embargo, el régimen kirchnerista no supo en qué momento detenerse y regresar a la ortodoxia, lo cual preparó el terreno para que el país volviera a la crisis.

Tal vez ese ejemplo demuestre lo difícil que es lidiar con este tipo de crisis. Se necesita un gobierno que sea al mismo tiempo flexible y responsable, sin mencionar que debe ser suficientemente competente en aspectos técnicos como para implementar medidas especiales y lo suficientemente honesto para llevar a cabo su implementación sin corrupción masiva.

Eso, por desgracia, no describe a la Turquía del presidente Recep Tayyip Erdogan. Claro, tampoco suena a los Estados Unidos de Donald Trump. Así que es bueno que nuestras deudas estén en dólares.

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Imagen Video
Espera a mercados larga convalecencia
Reforma | 21:08 hrs

Bancos centrales del mundo comienzan a cerrar sus programas de estímulo y a elevar las tasas de interés, advierten





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: