Economia

Mexicanos piden más crédito y ahorran menos

Excélsior

2014-03-10

Distrito Federal— Los bancos en México están sufriendo un deterioro relativo de la liquidez, debido a que los depósitos de los ahorradores casi llegan a una relación uno a uno frente a lo que se otorga de crédito, y esto se debe a que los clientes se están yendo cada vez más a instrumentos de ahorro más sofisticados, explicó Alejandro García.

El director senior de instituciones financieras de FitchRatings, explicó a Excélsior que en la medida que los créditos han crecido más que los depósitos se cierre esta brecha.
“El índice de préstamos a depósitos a seguido aumentando ante el crecimiento de créditos y aunque su nivel de 97 por ciento registrado en el tercer trimestre del año pasado se puede considerar razonable, Fitch estima que esta relación podría deteriorarse aún más en la medida que se consolide la reactivación crediticia”, pero el impacto global podría ser mitigado si los bancos siguen tratando de reducir los aún amplios descalces de plazos entre activos y pasivos”, aclara.
“Hasta hace algunos años, los bancos tenían un excedente de depósitos, eran más los depósitos del público, que lo que otorgaban de créditos, y ahora esta brecha prácticamente se ha cerrado, y si hacia adelante se perpetúa esta situación los bancos deberán de ser más activos para buscar nuevas fuentes de financiamiento alternativas, como la bursatilización de cartera o emisiones de deuda”, advirtió García.
Actualmente la intermediación financiera en México se mantiene cercana a niveles de 26 por ciento del PIB, pero el analista estima que esta tasa podría subir, debido a que el detonante principal del crédito es el crecimiento económico.
“En un año como 2013 en que la economía creció apenas uno por ciento, eso hizo que el otorgamiento del crédito se desacelerara”, indicó.
“Si en verdad las expectativas de reactivación económica se concretan y el PIB crece por el orden de 3 por ciento o más, pensamos que el crédito puede volver a crecer a una tasa sostenible a mediano plazo en 15 o 16 por ciento y si esto se concreta, se podría ir ganando un punto del PIB de intermediación por año”, abundó.
En Latinoamérica en general y en México en particular se tiene una perspectiva de calificación estable para los bancos y para la industria, estimó.
“Pero si la reactivación económica se concreta al ritmo que están encaminadas las proyecciones de los analistas macroeconómicos y si esto tiene un impacto favorable en las instituciones crediticias, la perspectiva de los bancos puede cambiarse a positiva, pero ello dependerá del desempeño de la economía”, finalizó.

X