Economia

Explotación en aguas profundas, hasta el 2018, si bien nos va: BBVA Bancomer

La Jornada

2014-01-29

Distrito Federal— La aprobación de una reforma constitucional para permitir a inversión privada en el sector energético no debe ser motivo "para echar las campanas al vuelo" sobre el efecto de los cambios en el crecimiento de la economía y el incremento en la producción de petróleo, afirmó este miércoles el principal grupo financiero del país.

Advirtió sobre la necesidad de atender los riesgos ambientales y en el suministro de agua relacionados con la explotación de energéticos no convencionales, como petróleo o gas de lutitas, que serán explotados a partir de los cambios constitucionales para suplir la disminución en la extracción de crudo.

"En el mejor de los casos y si bien nos va, la producción en petróleo en aguas profundas no se dará sino hasta 2018, en un escenario optimista", sostuvo Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA Bancomer. En la incursión en aguas profundas y en explotar petróleo no convencional se deben tener las expectativas claras, añadió.

A finales del año pasado, el Congreso aprobó una propuesta presidencial para eliminar en la Constitución la restricción para que el sector privado nacional y extranjero participe en áreas que estaban reservadas a las dos empresas estatales de energía, Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad. En 2014, según han externado el Ejecutivo y la mayoría legislativa en el Congreso, serán procesadas y promulgadas las leyes secundarias, que establecen la particularidad sobre la forma en que se materializarán los cambios constitucionales.

Una vez que haya legislación secundaria y se firmen los primeros contratos, se requieren por lo menos dos años para concretar la producción,  expuso Serrano. Por ello, añadió, "en el mejor de los casos la extracción de petróleo en aguas profundas será hasta 2018".

El tiempo requerido para que comience a materializarse en mayor producción de petróleo la reforma energética no es una señal de que los cambios constitucionales estuvieron "mal hechos", comentó Serrano. "Seguimos teniendo una opinión positiva sobre la reforma. Lo que resaltamos es que hay retos importantes. Lo que ya se hizo era lo más complicado: abrir la constitución para permitir la inversión privada (en la industria energética); se hizo de la mejor manera posible. El mensaje no es que hubo algo mal hecho, sino que queda mucho camino por recorrer", agregó.

Bancomer calculó que la apertura del sector energético al capital privado añadirá 1.3 puntos al crecimiento potencial de la economía mexicana. "Si la economía mexicana crece a 3 por ciento, con la reforma energética crecería 4.3 por ciento", dijo Serrano. En todo caso, añadió, ese aumento en el potencial de crecimiento no se expresará sino hasta 2019.

El factor ambiental
Uno de los temas derivado de la reforma energética sobre los que no se habla mucho es el efecto ambiental y en el suministro de agua de la explotación de yacimientos de energía no convencional, como el petróleo y gas de lutitas, mencionó Serrrano.

Los hidrocarburos de lutitas se extraen mediante métodos conocidos como fracking o ruptura hidráulica, en los que se emplean explosivos y grandes cantidades de agua, según expertos.
"No se habla mucho de que la extracción de petroleo o gas de lutitas requiere grandes cantidades de agua y eso se debe reglamentar para que exista una explotación ordenada, que no se ponga en peligro el suministro de agua a poblaciones cercanas a estos campos", dijo Serrano.

El uso de agua es muy intensivo por lo que desde una perspectiva ambiental y de uso de agua para la pbolacion "habrá que ser muy cuidadosos en la regulacion secundaria y al asignar contratos para que se pueda dar un uso racional del agua y no por tratar de extraer esto a toda costa se pueda crear un riesgo ambiental o de abasto de agua", planteó Serrano.

La reforma energética, bien implementada, puede tener beneficios en términos de crecimiento, apuntó. A pesar de que "estamos convencidos de beneficios, los retos son muy grandes en el terreno regulatorio, en materia ambiental, de uso de agua. Debemos ser cautos y no echar las campanas al vuelo".

X